Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pretende que la oferta de los apartamentos turísticos deje de ser temporal

Vivienda y Turismo trabajan en una nueva normativa para que entre en vigor en 2007

El Gobierno pretende modificar para el próximo año el decreto que regula los apartamentos turísticos, que ahora rondan los 150 en toda la comunidad autónoma. Las consejerías de Vivienda y de Turismo están trabajando desde hace tres meses en el desarrollo de la nueva normativa, que obligará a la explotación de esta oferta de alojamiento de forma habitual en lugar de temporal como sucede en la actualidad. Turismo rechaza que existan casos de fraude y minimiza la polémica surgida recientemente en Vitoria, donde existen tres proyectos de apartamentos turísticos. "Se ha montado un escándalo que no tiene sentido", aseguran fuentes de este departamento.

Vivienda ultima otro decreto para prohibir la venta de los pisos tutelados para mayores

Los apartamentos turísticos fueron regulados por el Gobierno en 1997, en un momento en que la oferta hotelera de Euskadi era escasa y como una medida más para la promoción del turismo. Entonces no existía la red actual de hoteles, cámping y, especialmente, agroturismos y casas rurales. Estos pisos se pueden construir en suelo destinado a equipamientos, que tiene un precio sensiblemente más barato al suelo residencial. Ahora existen registrados cerca de 150, en una quincena de ubicaciones: seis en Vizcaya, otros tantos en Álava y cuatro en Guipúzcoa. Los últimos autorizados por el Gobierno se han abierto en Bilbao, donde hasta el momento no existía ninguno. Cada empresa ofrece habitualmente menos de una decena de pisos, aunque algunas compañías de Vitoria alcanzan los 30 apartamentos.

La polémica ha surgido precisamente en la capital alavesa, donde ya existen dos bloques de apartamentos turísticos. La oferta se multiplicaría por cinco con los proyectos que han sido autorizados: dos nuevos bloques en el barrio de Lakua y un tercero junto al centro comercial El Boulevard, con un total en conjunto de 200 apartamentos. El PSE ha denunciado que una ciudad de tan escaso turismo estacional como Vitoria vaya a disponer de "más apartamentos que Benicàssim", previendo que al final tendrán un uso residencial después de haberse construido en suelo dedicado a uso terciario.

El caso de Vitoria

Hace un año, varias asociaciones de vecinos del barrio madrileño de San Blas denunciaron que promotores inmobiliarios estaban poniendo a la venta apartamentos turísticos por precios cercanos a 170.000 euros.

El Ayuntamiento de Vitoria aprobó a finales de julio una moción, con los votos del PSE, PNV y EA, en la que insta al equipo de gobierno municipal del PP a modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para evitar la especulación con los apartamentos turísticos y tutelados, "evitando con ello la tramitación de nuevas licencias". La propuesta criticaba además al consistorio por no haber informado del problema que se ha generado con los apartamentos turísticos.

La consejería de Turismo rechaza que en Euskadi se registren problemas similares a los indicados en Madrid. "Los promotores de Vitoria nos presentaron el proyecto hace varias semanas y está en estudio. Si cumple los requisitos turísticos, se aprobará", según señala Mercedes Rodríguez, directora de Administración Turística del Ejecutivo.

Rodríguez, quien opina que en el caso de la capital alavesa "se ha montado un escándalo que no tiene sentido", rechaza que existan irregularidades en esta oferta hostelera en Euskadi. "No ha habido ningún caso de fraude", asegura, tras recordar que los servicios de inspección comprueban el uso turístico de todos los apartamentos.

El decreto aprobado en 1997 señala que, además de su finalidad exclusivamente turística, este tipo de alojamientos tiene que estar gestionados por una empresa, contar con servicios mínimos de recepción, limpieza o recogida de basuras y publicitar su empleo para el turismo.

Con todo, la directora de Administración Turística reconoce que la situación en el sector ha cambiado notablemente desde 1997. "Entonces se hizo para pisos que se alquilaban mediante una economía sumergida y se pretendió que tuvieran un mecanismo legal y la Administración inspeccionara esas viviendas", indica.

Desde hace tres meses, los departamentos de Vivienda y Turismo trabajan en un nuevo decreto que pretende endurecer la calificación de los apartamentos turísticos. El objetivo principal es que el uso no sea temporal como ahora, en épocas vacacionales, sino que sus gestores los destinen para ese fin de manera habitual. "Queremos que esté para el año que viene", apunta Mercedes Rodríguez.

El Ejecutivo, esta vez sólo a través del Departamento de Vivienda, también está ultimando un decreto para prohibir la venta de los pisos tutelados, destinados a los mayores de 60 años. Este caso se ha convertido en un verdadero negocio inmobiliario, ya que también se pueden construir en suelo no residencial, pero se están vendiendo a precios de mercado.

Sólo en Álava, donde han experimentado un crecimiento considerable, están en marcha proyectos para construir unos 1.600 apartamentos tutelados, de los que 275 ya se encuentran en construcción. Sólo 191 de ellos son de titularidad pública. De hecho, hasta 1998 únicamente existían apartamentos tutelados públicos. El Ejecutivo permitió desde ese año la iniciativa privada en este sector.

El nuevo decreto, que se quiere aprobar después del verano, vincula estos pisos tutelados con los servicios sociales y prohíbe las operaciones de compraventa. El acceso se hará a través de los servicios municipales y forales.

La norma establecerá que, cuando el usuario deje el apartamento, bien por fallecimiento y otra causa, éste revertirá a los servicios sociales para ser reasignado a otra persona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de agosto de 2006