El Consejo de Seguridad da un ultimátum de un mes a Irán para que suspenda su plan nuclear

Francia, con el apoyo de Estados Unidos, Alemania y Reino Unido, dio ayer una vuelta de tuerca a la crisis nuclear abierta con Irán al presentar ante el Consejo de Seguridad un nuevo borrador de resolución, en el que se da un mes de plazo a Teherán para que suspenda de inmediato las actividades de enriquecimiento y reprocesamiento de uranio. Si el régimen iraní inclumple, la ONU considerará la adopción de sanciones.

La resolución es la respuesta a la negativa de Teherán a negociar el paquete de incentivos económicos que le presentó la comunidad internacional el 6 de junio, para animarle a que abandonara sus ambiciones atómicas. La idea de París es de someter el nuevo texto a votación quizás el próximo lunes, tras culminar el proceso de consultas con las capitales este fin de semana. Por eso el borrador fija como fecha límite el próximo 31 de agosto.

Como indicó el embajador de EE UU ante la ONU, John Bolton, se trata de hacer de obligado cumplimiento los términos recogidos en la declaración presidencial adoptada meses atrás. "Queremos poner la pelota en el tejado iraní", dijo. Washington insiste que la puerta de las sanciones está abierta si Teherán sigue desafiante. Su homólogo ruso, Vitaly Churkin, matiza que el texto hay que verlo como "una invitación al diálogo". Irán ha dicho que no responderá al paquete de incentivos hasta el 22 de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de julio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50