Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación para la Ciudadanía abre la puerta al "adoctrinamiento", según la Iglesia y el PP

Cañizares apoya el llamamiento a los padres de alumnos a la objeción de conciencia

La Iglesia y el PP advirtieron ayer del "riesgo de adoctrinamiento" que, a su juicio, supone estudiar de forma obligatoria la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía. Así lo expresó el líder del PP, Mariano Rajoy, invitado por el cardenal Antonio Cañizares a un curso de verano que él mismo dirige en la Universidad Rey Juan Carlos. Cañizares dijo que esa asignatura, que se estudiará en algunos cursos de primaria y secundaria, puede ser el medio para que el Estado "imponga una formación moral al margen de los padres y los centros educativos".

La Iglesia y el PP tiene posturas coincidentes en lo que respecta a esta nueva asignatura, prevista en la Ley Orgánica de Educación (LOE) aprobada recientemente. En ella se abordarán cuestiones ético cívicas, conocimientos sobre la paz, los regímenes democráticos, el funcionamiento de las instituciones, la multiculturalidad, las diversas religiones, y también se tratarán las múltiples familias que ahora configuran el panorama social.

Nada que objetar, opinan los conservadores, salvo que la asignatura será obligatoria para todos los alumnos en algunos cursos. "Tal y como está planteada podría convertirse en un instrumento para transformar la ideología oficial de la escuela pública", dijo Cañizares. El cardenal saludó la iniciativa del Foro Español de la Familia que ha llamado a los padres a negarse a que sus hijos estudien dicha asignatura. Lo que "ha de quedar claro", dijo es que la Educación para la Ciudadanía, "no se convertirá en un medio de adoctrinamiento obligatorio".

Rajoy abundó en ese extremo: "Supone la pretensión de nuestro Gobierno de imponer una asignatura que tenga como objeto configurar un modelo determinado de ciudadano. Sería un grave error". "Tanto el laicismo como los fundamentalismos religiosos son enemigos de la libertad y, si logran imponerse, conducen inexorablemente al totalitarismo", añadió.

Ayer se reunieron el Gobierno y la Iglesia para hablar sobre los profesores de Religión en las escuelas. Como el anterior, este encuentro se calificó de "cordial" por ambas partes. Los representantes de la Conferencia Episcopal destacaron la "buena voluntad" del Ministerio de Educación para cumplir los Acuerdos de la Santa Sede y se refirieron a la reunión como "un pequeño paso importante" donde "se han acercado posturas", dijeron. Satisfacción moderada.

Educación se ha comprometido a entregarles el decreto que regulará con detalle la situación de los profesores de religión y se reunirán de nuevo en septiembre. Fuentes del ministerio recordaron que los profesores de Religión, tras la aprobación de la LOE, están bajo la protección del Estatuto de los Trabajadores. Pero cada curso la Iglesia decide si renueva o no a sus profesores. Y el próximo no será distinto. Sólo a partir de 2007-2008 las plazas se adjudicarán ya en virtud de la igualdad, el mérito y la capacidad, tal como desarrollará el decreto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de julio de 2006