Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los reyes del cine exploran la videoconsola

Steven Spielberg prepara una trilogía de videojuegos y Peter Jackson un filme de 'Halo'

La industria del videojuego ha conseguido seducir a Steven Spielberg y a Peter Jackson, dos de los insuperables reyes del entretenimiento, para impulsar un negocio que hasta la fecha sólo ha conseguido beneficiarse del intercambio con el cine en muy contadas ocasiones. Con la venta de los videojuegos superando con creces las recaudaciones de películas en taquilla (en 2004 alcanzaron los 10.000 millones de dólares sólo en EE UU, frente a los 9.400 millones de las entradas de cine), tanto los grandes directores como los ejecutivos de Hollywood quieren estrechar lazos con un universo que podría ser su nueva gallina de los huevos de oro. Y viceversa.

Los estudios Universal han cazado a Peter Jackson para que sea el productor de una película basada en uno de los videojuegos más celebres del mercado: Halo, del que se han vendido más de cinco millones de copias en todo el mundo. El director de El señor de los anillos pertenece a la primera generación de cineastas que creció matando marcianitos frente a una pantalla de ordenador y es conocido por ser uno de los mayores adictos a Halo, donde el jugador asume la personalidad del supersoldado Master Chief, que tiene que luchar contra una invasión alienígena.

Jackson no tuvo tiempo de participar creativamente en los videojuegos basados en su trilogía del anillo pero sí realizó cambios de guión y aportaciones de todo tipo en la construcción del videojuego de la película King Kong. Y si los rumores son ciertos, podría también ser el director del filme sobre Halo.

Steven Spielberg ha anunciado que dirigirá tres videojuegos originales para la empresa independiente Electronic Arts, con la posibilidad abierta de llevarlos después al cine. El padre de criaturas como E.T. o Indiana Jones se convierte así en el primer director de cine que se atreve a jugársela con la videoconsola.

El terreno es movedizo. Por un lado, las adaptaciones a la gran pantalla de videojuegos célebres como Doom, House of the dead o Resident evil se han estrellado sucesivamente en sus versiones de celuloide. Lara Croft: Tom Raider fue una de las pocas que funcionó en su primera entrega -principalmente por el énfasis que se dio al atractivo sexual de su protagonista, Angelina Jolie-, pero el segundo filme de la saga, tan malo como el primero, fue un absoluto fracaso. En la vertiente opuesta, transformar un éxito cinematográfico en un número uno de la videoconsola tampoco ha sido la norma. Spiderman, El señor de los anillos, La guerra de las galaxias y The Matrix han sido las contadas excepciones. Claro que todos estos títulos figuran entre las 20 películas más taquilleras de la historia y además son objeto de culto de millones de entregadísimos fans, por lo que cualquier material relacionado con ellos es un éxito asegurado. En el caso de The Matrix , hay un detalle imposible de obviar: los hermanos Wachowski, sus directores, también colaboraron en el guión del videojuego. Como George Lucas.

Eterno pionero, Lucas fue el primero en adentrarse en ese mundo con su Guerra de las galaxias, consiguiendo el mismo éxito para sus juegos que para sus películas. La primera entrega de la trilogía podría estrenarse con la llegada de la PlayStation 3, que Sony lanzará en noviembre de este año. "¿Es posible que un videojuego te haga llorar? Asociándonos con Spielberg vamos a estar mucho más cerca de la respuesta", declaró en Los Ángeles Times Neil Young, responsable de Electronic Arts (EA), una de las principales productoras del medio. EA también es la editora del recién comercializado El padrino, en el que se han utilizado las voces de casi todos los actores originales, a excepción de Al Pacino, y donde hasta el propio Mario Puzo, en cuya novela se basó el filme de Francis Ford Coppola, participa como guionista de una trama que se centra más en los personajes que en los tiros.

Con la alta calidad de imagen que se está consiguiendo en las nuevas generaciones de videojuegos, la línea entre ambos mundos comienza a difuminarse y mientras los productores de videojuegos se dan cuenta de que la combinación de sangre y disparos se agota, los grandes estudios se plantean cómo llevar sus películas al formato consola y así sacarles tajada dos veces.

"Somos muy buenos diseñando videojuegos pero no contando historias. Pero no hay nadie que entienda tan bien como Spielberg cómo se hace. Ser capaces de utilizar su experiencia y combinarla con nuestra visión de la interactividad dará una ficción más rica, personajes más profundos y un mayor sentido de la inmersión en el juego", declaró Young, de EA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de julio de 2006