Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley universitaria exige igualdad entre los dos sexos en los órganos de gobierno

El Ejecutivo aprueba hoy el proyecto que reforma toda la educación superior

La educación superior es el primer sector en el que se establecen por ley fórmulas para asegurar la igualdad entre hombres y mujeres. Los órganos de gobierno de las universidades -claustros, juntas de facultad y consejos de departamento- deberán elegir a sus representantes "de forma equilibrada" entre hombres y mujeres. Así figura en el anteproyecto de la ley que aprobará hoy el Consejo de Ministros. También se deberá respetar este principio de igualdad tanto en las comisiones que acreditarán a los profesores como en los tribunales que les otorgarán después una plaza. Los miembros de estos últimos se podrán escoger como decida cada centro. La ley no establece ningún sistema adicional que sirva de barrera para prevenir la endogamia.

Empresarios, asalariados, políticos... El 21,8% de los españoles han pasado por la Universidad. Se haya elegido la educación superior como primer sector en el que se introducen medidas concretas para garantizar la igualdad de representación de hombres y mujeres en los órganos de decisión para intentar que todo el que pase por allí reproduzca luego el mismo esquema.

Además, la situación actual precisa de un repaso. De los 72 rectores, sólo cuatro son mujeres y únicamente el 33% de las cátedras de universidad están en manos de ellas. El panorama general no se corresponde con estos datos: en España hay ya más mujeres con formación universitaria que hombres, más estudiantes, más licenciadas e incluso más doctoras.

El proyecto de ley de igualdad, que aprobó el Consejo de Ministros la semana pasada, establece para la educación superior tres cuestiones generales: la inclusión de asignaturas sobre igualdad en los planes de estudios, la creación de posgrados y la realización de investigaciones sobre esta cuestión. También señalaba que se debían emprender actuaciones en todos los niveles educativos para garantizarla en los órganos de control y gobierno de los centros docentes.

Precisamente estas actuaciones son la novedad que ha introducido el Ministerio de Educación en el Anteproyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica de Educación (LOU), impulsada por el PP y aprobada el 21 de diciembre de 2001.

El nuevo texto aparece impregnado de referencias a la obligación de los centros de inclinarse hacia la igualdad y establece un seguimiento de su cumplimiento. Éstas son las principales novedades del texto:

- Universidades privadas. También en sus órganos de representación y gobierno también deberá haber una "presencia equilibrada" entre hombres y mujeres.

- Vicerrectores y decanos. El texto excluye al equipo de gobierno de estos centros de esta obligación, al igual que tampoco se incita a ello en la Ley de Igualdad a los gobiernos central y autonómicos.

- Unidades de igualdad. Una disposición adicional de la ley establece la creación de "unidades de igualdad" en todas las universidades para desarrollar todas las funciones relacionadas por el principio de igualdad.

- Violencia de género. En la política de becas se introduce la especial atención a las personas víctimas de violencia de género y con discapacidades para garantizar que puedan seguir los estudios superiores.

- Derechos de los estudiantes. Se especifican tres nuevos: a recibir un trato no sexista; a la no discriminación por razones de sexo, raza, religión o discapacidad, y a que se reconozca su participación en la vida universitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2006