Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las nuevas tecnologías modifican el mercado

Seísmo en la industria cultural

Cae el comercio de discos y DVD, mientras el teatro y la música en vivo se mantienen

Son tiempos de grandes cambios en los hábitos culturales. Desciende el número de espectadores en las salas de cine y la industria discográfica está al borde del desastre. Sin embargo, cada vez se ven más películas sin acudir a los locales tradicionales y aumenta el número de asistentes a los conciertos de todo tipo de música. Aumentan moderadamente las cifras del teatro y suben espectacularmente las ventas de videojuegos. Los expertos consideran que el mayor problema ya no es la piratería del llamado top-manta, sino las descargas ilegales en la Red. La sociedad cambia sus costumbres en la llamada cultura del ocio a un ritmo más acelerado que la industria.

La venta de discos en España se desploma, la compra de vídeo en formato DVD cae algo más del 25%, desaparecen 27 salas de cine en España y desciende el ingreso en taquilla. Sólo el teatro y los conciertos en directo de música clásica y popular se salvan de un panorama desolador. Estos contundentes datos, facilitados ayer por la Sociedad General de Autores (SGAE) en la presentación del Anuario 2006, en el que se recogen las actividades del año anterior, muestran que el consumo de cultura en España va por un lado, y la industria cinematográfica y musical, por otro. El principal problema ahora no es el top-manta, sino las descargas ilegales en la Red. El pasado año

se bajaron 80 millones de películas y 509 millones de archivos musicales.

En 2005 se copiaron en la Red de forma ilegal 509 millones de archivos musicales

La venta y el alquiler de películas han registrado un retroceso del 26%

¿A qué destinamos entonces el dinero que invertimos en consumo de cultura? Se asiste a un mayor número de representaciones teatrales, a conciertos de música clásica y popular, y se compra una importante cantidad de videojuegos, una industria que todavía no ha sido diezmada por la piratería.

En este panorama, la música grabada sigue descendiendo de manera imparable. Las ventas caen un 5,8% y el consumo per cápita ha pasado de dos discos de media comprados en el mercado legal en 2001 a uno, y de gastarse 17,3 euros ese año a 9,8 euros. Encabezan la lista de los discos más vendidos en 2005 Pájaros en la cabeza, de Amaral; Zapatillas, de El Canto del Loco; Il Divo, de Il Divo; Fijación oral, de Shakira; Voces de ultratumba, de Estopa, y Mi sangre, de Juanes. De entre los 50 discos más vendidos en España, 34 van firmados por artistas españoles.

Los mismos problemas que se registraron hace unos años en la industria discográfica con la piratería se perciben ya en la cinematográfica. Por primera vez desde 1993 ha descendido el número de pantallas, lo que puede interpretarse como que el desarrollo del parque cinematográfico experimentado en España en los últimos años ha llegado a su fin. Un dato que va acompañado de otro no menos preocupante para la cultura es que los españoles acuden cada año menos al cine.

Desde finales de la década de los ochenta hasta 2002 se había ido incrementando el número de espectadores en las salas de cine y a partir de esa fecha comenzó el declive. La asistencia al cine por habitante al año fue de 2,8 películas en 2005 y los ingresos por taquilla sufrieron una caída del 9%. De la recaudación total, el 60% se corresponde con películas producidas en Estados Unidos, mientras que el resto fue de producción nacional. Se exhibieron 1.686 largometrajes y los de mayor recaudación fueron Star Wars: la venganza de los Sith, de George Lucas, que fue visto por más de tres millones de espectadores, seguido de Torrente 3: el protector, de Santiago Segura, que se ha quedado a poco más de 100.000 espectadores del número uno.

Las películas españolas más taquilleras junto a la de Segura fueron El reino de los cielos, de Ridley Scott; Princesas, de Fernando León; El penalti más largo del mundo, de Roberto Santiago, y 7 vírgenes, de Alberto Rodríguez.

Si desde 1993 no habían descendido el número de salas en España, ese mismo fenómeno se registraba en el sector videográfico. Tras unos años de bonanza en los que el soporte DVD disparó las ventas, el gasto de los consumidores ha pasado de 501 millones en 2004 a 359 en 2005, un 28% menos. Se ha vendido prácticamente el mismo número de unidades, pero los precios de éstas han sido mucho más bajos.

La venta de películas junto al alquiler experimentan un retroceso del 26%. La SGAE argumenta que las razones para esta evolución negativa son "la desaparición del soporte VHS, el descenso de los productos de venta de los DVD y la piratería". Todo ello ha arrastrado inicialmente a los locales de alquiler de películas, que están desapareciendo; a ese embate no ha resistido ni el número uno del sector, la cadena Blockbuster, que ha cerrado todos sus centros en España. Los consumidores se decantaron por El señor de los anillos: el retorno del Rey; El señor de los anillos: las dos torres; El señor de los anillos: la comunidad del anillo; Los increíbles, y Los chicos del coro.

Es el desarrollo de las nuevas tecnologías lo que está marcando las formas de consumo de los españoles. Los jóvenes compran la música a través de Internet y su consumo de videojuegos ha llevado a la industria a facturar 863 millones de euros. La dimensión de este sector es tal que las ventas logradas con los videojuegos supone el 90% de la suma de las ventas discográficas y de vídeo (531,4 millones procedentes del sector discográfico, y 437,7, del videográfico). ¿Qué tipo de juegos se compran? El mercado para consolas está dominado por los juegos de acción y aventuras, seguidos por los de carreras y otros deportes. El consumidor de juegos para PC es diferente y mayoritariamente adquiere los de estrategia.

Los datos recogidos en el Anuario SGAE de las Artes Escénicas, Musicales y Audiovisuales aluden también a sectores que han registrado un notable incremento. Las artes escénicas, por cuarto año consecutivo, están en alza gracias a los musicales. El número de espectadores ha crecido un 3,4 %, y la recaudación en taquilla ha pasado en 2004 de 189,1 millones de euros a 217,2 millones el siguiente. Más de 13 millones de personas acudieron a los teatros para contemplar alguna de las 58.111 representaciones que se realizaron a lo largo del año. Los musicales Mamma Mia!, Cabaret y Hoy no me puedo levantar junto con Dralion, del Cirque du Soleil, lograron el 40% de la recaudación obtenida en taquilla durante todo el año. En los espectáculos de danza, ópera y zarzuela se perciben líneas positivas, aunque los datos son similares a los de 2004.

No todo es negativo. La música en directo aumenta en número de conciertos, espectadores y recaudación. En clásica, se ofrecieron 17.914, un 2,5% más que en 2004, a los que acudieron cerca de 5,5 millones de espectadores, de los que se obtuvo una recaudación de 44,7 millones de euros, un 13% más que el año anterior. Las salas y auditorios en los que se logró mayor recaudación fueron el Auditorio Nacional de Música (Madrid), L'Auditori, Palau de la Música y Gran Teatre del Liceu (Barcelona) y Kursaal (San Sebastián). Los conciertos de U2, El Canto del Loco / Hombres G y Queen fueron los que alcanzaron la mayor recaudación de los celebrados en España. Por cuarto año consecutivo se mantienen los buenos resultados. En 2005 se celebraron 126.778 conciertos, un 10,5% más que el año anterior, y con ellos se recaudaron 144,2 millones de euros, un 9,5% más. El aumento de música en directo se produce, sobre todo, en los conciertos con menos de 2.500 asistentes.

El informe de la SGAE recoge también el consumo de radio y televisión, donde se registra un ligero descenso. Entre los programas más vistos en televisión figuran tres retransmisiones deportivas y sendos episodios de las series españolas Aquí no hay quien viva y Los Serrano. Entre las 10 películas más vistas emitidas por televisión no hay ninguna de producción española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006