Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El referéndum del Estatuto catalán

Cataluña vota a favor del Estatuto de forma rotunda, pese a una abstención del 50,59%

Cataluña aprobó ayer su nuevo Estatuto con una aplastante mayoría de votos a favor del (73,9%) pero con una baja participación, que rozó el 50%. Con la ratificación del texto elaborado por el Parlamento catalán y corregido en las Cortes, se pone en marcha el nuevo Estado de las Autonomías impulsado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, basado en una mejor financiación, más competencias y una redefinición de la identidad de las distintas comunidades.

El Estatuto sometido a referéndum sólo cosechó un 20,76% de sufragios en contra, pese a que los partidos que promovían el rechazo (ERC y PP) sumaron más del 28% de votos en las últimas elecciones autonómicas. A pesar de la elevada abstención (50,58%, casi 10 puntos superior al referéndum del Estatuto de 1979), los socialistas destacaron la contundente victoria del sí.

Pasqual Maragall afirma que el nuevo Estatuto da tanto autogobierno que en Cataluña "se ha acabado el victimismo"

El 'sí' logra el 73,90% de los votos, el 'no' se queda en el 20,76%, y las papeletas en blanco suman un 5,34%

Zapatero felicita a los catalanes, mientras Rajoy deslegitima el resultado y reclama la vuelta al viejo Estatuto

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, compareció pasadas las diez de la noche y se mostró eufórico ante los medios de comunicación. El nuevo texto, dijo, da tales "cotas de autogobierno" que a partir de ahora a "Cataluña se le ha acabado el victimismo".

Maragall invitó a los partidarios del no a sumarse al consenso para desarrollar el Estatuto.

Zapatero también se declaró satisfecho por los resultados y destacó que el de Cataluña significa un avance en el Estado de las Autonomías. Se trata de una de sus principales apuestas políticas, junto al proceso abierto para lograr el fin del terrorismo de ETA, y ayer la consideró aprobada. El ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, celebró la "clara y contundente victoria del sí" y "la formidable derrota del PP".

Montilla sostuvo que el grado de participación "no deslegitima en absoluto el resultado", y recordó que el Estatuto gallego (1980) fue votado sólo por el 28,36%.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, hizo una lectura muy distinta de lo ocurrido, al opinar que los catalanes "han rechazado el proyecto personal de Zapatero", y destacar que dos de cada tres ciudadanos prefirieron no respaldar el nuevo texto.

El otro partido del no, ERC se mostró conciliador. Su presidente, Josep Lluís Carod, afirmó que acepta "el veredicto del pueblo catalán" y pidió que se ponga fin a la crispación introducida por el PP.

La abstención suele ser mayor en los referendos que en las elecciones generales, autonómicas o municipales, según destacaron los partidarios del . En la consulta sobre la Constitución, la participación fue del 59,4% en Cataluña, y en toda España, del 58,23%. Entonces, ningún partido utilizó la abstención para cuestionar la validez del referéndum.

El Estatuto catalán de 1979 fue aprobado por el 88,15% de los votantes con una participación del 59,30%. El Estatuto catalán de 2006 se ha aprobado tras una enconada campaña.

El último día, Maragall desafió a la Junta Electoral Central (JEC), con un discurso televisado animando a votar y ensalzando el Estatuto. La campaña también ha servido para abrir el debate sobre el futuro candidato socialista a la Generalitat ante las elecciones anticipadas. En el último mitin Montilla se postuló. Maragall se ha crecido durante la campaña, lo que no ha gustado nada al aparato montillista. Unos y otros no descartan que, finalmente, se presente a las elecciones un tándem integrado por Maragall y Montilla.

Reedición del tripartito

El presidente de CiU, Artur Mas, ha hecho una doble campaña, la del Estatuto y la suya propia paralas autonómicas. Y a Iniciativa Verds (ICV) le gustaría que se reeditase el tripartito, pero -a poder ser- sin Maragall, según su presidente, Joan Saura.

El PP hizo una campaña donde han salido toda clase de argumentos de los hasta 10 barones del partido que han viajado a Cataluña para contribuir al no. Su objetivo ha sido, en un buen número de ocasiones, atacar a Zapatero y al proceso para el fin de ETA. Los insultos y gritos, con algún intento de agresión, que sufrieron tanto Mariano Rajoy como el secretario del PP, Ángel Acebes, han enturbiado la campaña. Los líderes políticos catalanes condenaron esos ataques, al tiempo que la mayoría de esos dirigentes recordó la política agresiva del PP respecto a Cataluña en toda España, como la recogida de cuatro millones de firmas en contra del Estatuto.

ERC ha sembrado la confusión con sus cambios de voto en el Congreso y en el Senado. Los republicanos pasaron en muy poco tiempo del al crítico, la abstención, el voto nulo y el no.

El largo viaje del Estatuto llegó ayer a su fin, aunque en realidad es sólo el principio de otra etapa. En cinco días hábiles a partir de hoy las juntas electorales provinciales harán el escrutinio general. Otros cinco días más tarde, en el caso de que no se hayan interpuesto recursos, proclamarán los resultados, que serán provisionales hasta que la JEC los declare oficiales. Luego el Rey tendrá que sancionar y promulgar la nueva ley y ordenar su publicación en el BOE y en el Diario Oficial de la Generalitat. 20 días después de su publicación entrará en vigor. Si todo va según lo previsto, será a finales de julio.

El presidente de la Generalitat ha afirmado que su Gobierno empezará a trabajar inmediatamente en el desarrollo del Estatuto. CiU ha presentado una moción al Parlamento catalán para que éste obligue a Maragall a disolverlo. Es evidente que sólo el presidente tiene la potestad de hacerlo, pero la moción se debatirá el próximo jueves en el Parlamento. Todos los partidos, excepto el PSC, quieren que las elecciones sean en octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 2006

Fe de errores
En la información "Cataluña vota a favor del Estatuto...", publicada ayer en España, se decía que Joan Saura había planteado reeditar el tripartito, pero sin Maragall. Quienes plantearon esa posibilidad fueron varios miembros del Consejo Nacional de Iniciativa-Verds.