El referéndum del Estatuto catalán

Zapatero pide a los catalanes que se vuelquen en la consulta igual que contra la guerra de Irak

El presidente del Gobierno asegura que "nadie se atreverá a derogar el Estatuto"

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, recurrió ayer al espíritu del 14 de marzo de 2004 y a la "mancha de la guerra de Irak" para pedir a los catalanes que mañana acudan a votar con la misma convicción que lo hicieron en aquellas elecciones generales y para refrendar el Estatuto, que, en su opinión, es "la mejor manera de defender la democracia y España". Zapatero arropó así a Pasqual Maragall en el mitin de final de campaña del PSC, en el que prometió cumplir con lo pactado en la carta autonómica, y vaticinó: "Nadie se atreverá a derogar el Estatuto".

Más información

Zapatero, que subió al escenario presentado por Maragall como "el castellano que mejor ha entendido a Cataluña en los últimos cien años", pidió a los catalanes que no "engorden el no de la crispación y del sectarismo" votando no a un referéndum que, a su parecer, cambiará la imagen de Cataluña que se tiene en el exterior.Refiriéndose al despliegue del Estatuto y días después de garantizar que el Gobierno no actuará con "racanería", Zapatero prometió una mejora de los hospitales y las infraestructuras de Cataluña, "porque vamos a cumplir con Cataluña como todo lo que hemos prometido".

En una tarde en la que el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall sufrió hasta el último minuto la tensión de no saber si la Junta Electoral Central (JEC) permitiría la retransmisión de su discurso institucional televisado recordando la importancia del referéndum, el presidente de la Generalitat se desquitó ante el público minutos después de conocer que no había objeciones judiciales. Y pidió el al Estatuto no una, sino al menos 30 veces. Y lo hizo como presidente del PSC, "pero también como presidente de todos los catalanes" en lo que se interpretó como un desafío a la decisión de la JEC de que el presidente y los miembros de su gobierno no sólo no pueden pedir el voto, sino ni siquiera alentar a la participación.

En este acto, rodeado de la plana mayor del PSC y arropado por no pocos dirigentes del PSOE, Maragall recordó con emotividad sus 20 años de servicio "a Barcelona y a Cataluña" para pedir un "sí con el corazón". "No me falléis", proclamó a modo de despedida

Una vez más, el acto de ayer sirvió para que los incondicionales de Pasqual Maragall le expresaran su apoyo ante los movimientos que se avecinan en el PSC y que pueden acabar por apartar al presidente de la Generalitat del primer puesto de las listas socialistas. A la espera de estos cambios y de que Pasqual Maragall aclare si quiere o no optar a la reelección, pancartas de importantes dimensiones alentaban a Maragall con lemas como "Pasqual, presidente para siempre" o "Maragall, quédate estamos contigo" además de los ya habituales "Maragall, presidente".

Precisamente sobre su futuro político, el presidente de la Generalitat habló ayer en una entrevista en Catalunya Ràdio, donde afirmó que el PSC no se ha puesto "ningún límite" a la hora de valorar las diferentes opciones para designar a su cabeza de lista en las elecciones autonómicas, incluyendo el tándem entre él mismo y José Montilla. No obstante, Maragall recordó que Montilla "es ministro y un buen ministro" y que "no se puede jugar con un cargo como ese y ponerlo en riesgo". Antes de dar cualquier paso, afirmó Maragall, "hay que estar seguro de lo que se quiere y de lo que se va a hacer luego". Montilla fue parco en dar pistas, aunque no pocos vieron un doble sentido cuando aseguró que la jornada de mañana será el principio de la nueva Cataluña y, parafraseando a Joan Manuel Serrat, dijo: "Pelea por lo que quieres y no desesperes si algo no anda bien. El domingo puede ser un buen día y el lunes también". Ello tras haber aprovechado su discurso para dibujar su proyecto de futuro para el PSC.

De izquierda a derecha, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, con Pasqual Maragall, José Luis Rodríguez Zapatero y José Montilla, anoche en el mitin final de campaña.
De izquierda a derecha, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, con Pasqual Maragall, José Luis Rodríguez Zapatero y José Montilla, anoche en el mitin final de campaña.CARLES RIBAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50