Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El proceso para el fin de ETA

"La paz merece el máximo esfuerzo de todos"

La invitación del presidente del Gobierno recibió la réplica del líder del PP: "No acepto mesas con Batasuna porque ése es el proyecto político de ETA"

El anuncio de Mariano Rajoy de "romper toda relación con el Gobierno del señor [José Luis] Rodríguez Zapatero" y retirar cualquier apoyo del PP al proceso abierto para el fin de la violencia terrorista de ETA en España transformó ayer el debate sobre las propuestas de resolución del debate de la nación en un debate sobre el fin de la banda criminal. Lo que sigue es un extracto del cara a cara que mantuvieron Rajoy y Zapatero el debate que consumó la ruptura entre los dos principales partidos de España en la fase crucial para intentar el fin del terrorismo de ETA.

MESAS DE NEGOCIACIÓN Precio político

Rajoy: "Hemos oído, aunque el señor Rodríguez Zapatero lo negaba, que existe la intención de formar dos mesas para la negociación. Una a la que acudirían el Gobierno y ETA; otra en la que se sentarían el PSOE y Batasuna con quien quisiera acompañarles. Son dos mesas para una misma negociación que se separan únicamente para guardar las formas y poder afirmar, sin que se note el engaño, que con ETA no se negocian contrapartidas políticas. En efecto, se negociará con Batasuna, que es lo mismo. Patxi López lo ha refrendado al aceptar la 'mesa de partidos' que reclama el mundo de ETA (...) No acepto mesas con Batasuna porque ése es el proyecto político de ETA, nos lo contaron en Anoeta".

Zapatero: "Hay bases sólidas para abordar un proceso de paz, que nunca tendrá precio político, y cualquiera que lo afirmé mentirá en esta tribuna".

APOYO INICIAL Los silencios de 1998 y 2006

Rajoy: "Hemos visto muchas cosas y ninguna tranquilizadora. Hemos guardado un silencio prudente para dar la oportunidad al Gobierno de explorar lo único que importa. Yo he sufrido numerosas críticas por ello. Pese a todo, he mantenido mi apoyo porque pensaba que estaba sirviendo a un bien superior, que así entendía yo la posibilidad de que ETA dejara las armas. Únicamente pedí al señor Rodríguez Zapatero que, en cuanto fuera posible, confirmara acerca de la banda terrorista si existía o no una voluntad inequívoca de disolverse y que, mientras no tuviera una respuesta inequívoca, se abstuviera de tomar ninguna iniciativa que favoreciera a los terroristas".

Zapatero: "Usted no ha estado mucho tiempo en silencio. Hace sólo un año, desde esta tribuna, dijo que yo estaba traicionando a las víctimas. Yo tampoco estuve en silencio en los cuatro años de oposición. Puse mi palabra, mi firma y mi fuerza democrática al servicio del Gobierno en la lucha contra el terrorismo, cada día y cada minuto. Se puede recordar lo que algunos dirigentes del PP han dicho en los últimos días, como que el proyecto del Gobierno es el de ETA. Estoy dispuesto a olvidarlo todo, porque es eso lo que quiere la inmensa mayoría de los españoles. No olvidaré cuáles son mis obligaciones como presidente: salvaguardar la libertad, la seguridad y la vida de los españoles, y para ello es determinante y decisivo ver el fin de la violencia (...). En la tregua de 1998, todos los pasos del Gobierno contaron con el respaldo de los partidos, a pesar de que no hubo ningún debate parlamentario. De hecho, Aznar anunció los contactos con ETA sin comunicárselo al PSOE. Sólo hubo, 20 minutos antes, un mensaje en el buzón de voz del teléfono móvil de Alfredo Pérez Rubalcaba".

REUNIÓN CON BATASUNA Consecuencias muy graves

R

ajoy: "Si semejante reunión se realiza acarreará consecuencias muy graves. Estamos hablando de la legalización de hecho de Batasuna, de su reconocimiento como interlocutor válido, es decir, de compartir con ETA el diseño del futuro de España y del País Vasco. En esa mesa se van a sentar los apoderados de ETA y del señor Zapatero. Mientras esta ignominia no se rectifique, entenderemos que el señor Zapatero desea arruinar toda posibilidad de entendimiento con el PP. (...) En consecuencia, el PP rompe toda relación con el Gobierno del señor Zapatero, le retira el apoyo que venía prestándole y pondrá todo su empeño en que no se consume lo que consideramos un grave atentado contra el orden jurídico, la legalidad democrática, el Estado de derecho y la seguridad de los españoles".

Zapatero: "Debería reconsiderar el anuncio de ruptura y restablecer compromisos, manteniendo la confianza en el final de la violencia, como mantiene el Gobierno y la inmensa mayoría de esta Cámara. (...) Por ello, y aún convencido de que existen condiciones para autorizar el inicio de contactos con ETA a fin de ver el final de la violencia, entiendo que es mi obligación intentar que el amplio apoyo del que goza esta iniciativa pueda ser más amplio. La paz merece el máximo esfuerzo de los partidos; lo que no merecen la paz, ni España, ni los ciudadanos es romper nada entre los demócratas".

LEGALIDAD Diálogo del PP con Batasuna

R

ajoy: "Como Batasuna es una organización terrorista ilegal, nadie puede dialogar con ella, ni con mesa ni sin mesa. Todo lo contrario. Tanto si ETA decide capitular como si no, las fuerzas de seguridad, los jueces y los fiscales seguirán cumpliendo sus obligaciones con escrupuloso respeto a la legalidad vigente (...). Mientras ETA no desista, cualquier atención que reciba, cualquier favor que se le haga, cualquier concesión que se le otorgue, no se puede entender más que como una claudicación. Y así entienden ETA y Batasuna las atenciones que está recibiendo: como una claudicación".

Zapatero: "En 1998, tras la tregua de ETA, también se dialogó con representantes de Batasuna, cuya Mesa Nacional estaba en prisión. El diálogo se produjo y tuvo como consecuencia el acercamiento de 143 presos de ETA. ¿Alguien dijo que por hablar el Gobierno del PP estaba pagando un precio político? No se le pasó por la imaginación a nadie, porque todo el mundo jugó sería y lealmente (...). Aznar se refirió a ETA como Movimiento de Liberación Nacional Vasco (...). Esa reunión con la ilegalizada Batasuna no representa el pago de ningún precio político. Seamos serios".

EL PROCESO DE PAZ La desaparición de ETA

Rajoy: "

Parece ser que el Gobierno aguarda impaciente a que esa parte de ETA que figura como Batasuna haga algún gesto que permita legalizarla. Batasuna, con este nombre o con otro, diga lo que diga, seguirá siendo lo único que da sentido a su existencia: un apéndice de ETA. El mismo perro con distinto collar. Ya sé que a ustedes no les importa porque lo que buscan es un apaño para disimular que negocian con ETA. Mientras exista ETA, de nada servirá que cambie la denominación de sus representantes. Todo debe comenzar por la desaparición de ETA".

Zapatero: "Este proceso exige el concurso de todos los partidos, todos tenemos deberes, en primer lugar el Gobierno, que procurará hacer las cosas lo mejor posible, no tendrá inconveniente en rectificar, explicar una y otra vez, convocar al diálogo y al entendimiento".

Rajoy: "No me gusta esa insidia de proceso de paz porque desfigura la realidad a favor de los terroristas y juega sucio con los deseos de los españoles".

Zapatero: "Ustedes lo pusieron incluso en documentos oficiales para hablar del proceso de paz en el País Vasco. Si entonces existía proceso de paz y ahora esa expresión esta proscrita, existe no sólo un uso pernicioso de las palabras, sino un juego hipócrita por el que esas palabras cambian de significado según se pronuncien desde el Gobierno o desde la oposición".

LAS FRASES DEL DESENCUENTRO

Mariano Rajoy

-"Crearán dos mesas para una misma negociación, que se separan para poder afirmar que con ETA no se negocian contrapartidas políticas"

-"No me gusta esa insidia de proceso de paz porque desfigura la realidad a favor de los terroristas y juega sucio con los deseos de los españoles"

-"El PP rompe toda relación con el Gobierno, le retira el apoyo y pondrá todo su empeñó en que no se consume un grave atentado contra el orden jurídico"

-"Como Batasuna es una organización terrorista ilegal, nadie puede dialogar

con ella, ni con mesa ni sin mesa"

José Luis Rodríguez Zapatero

-"Hay bases políticas para abordar un proceso de paz, que nunca tendrá precio político y cualquiera que lo afirme, mentirá"

-"Ustedes escribieron proceso de paz incluso en documentos oficiales. Entonces existía proceso de paz y ahora esa expresión está proscrita. Es hipócrita"

-"Es mi obligación intentar que el amplio apoyo del que goza esta iniciativa pueda ser más amplio. La paz merece el máximo esfuerzo de los partidos políticos"

-"Esa reunión con la ilegalizada Batasuna no significa pagar ningún precio político. Seamos serios"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006

Más información