Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bachelet ofrece reformas para frenar la huelga de estudiantes en Chile

La presidenta se dirige al país por televisión

En un sorpresivo discurso por televisión en la noche del jueves (la madrugada del viernes en España), la presidenta, Michelle Bachelet, anunció subsidios y una reforma de la educación para intentar frenar la movilización de cientos de miles de escolares, que tienen en jaque al Gobierno desde hace una semana. Los dirigentes de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), muchachos de 15 a 17 años, que encabezan la mayor protesta social en Chile desde el reinicio de la democracia, en 1990, permanecían anoche reunidos a puerta cerrada para decidir si continúan con su llamamiento a una huelga nacional el próximo lunes.

Frente a la magnitud de las protestas escolares, que han logrado apoyo de los universitarios, profesores y padres, y mientras el ministro de Educación llevaba dos días negociando con los dirigentes estudiantiles, Bachelet resolvió poner su peso político en juego dando ella misma una respuesta a las demandas.

En su discurso, la presidenta empezó por reconocer a los estudiantes que su movilización "ha puesto la mirada de toda la sociedad en la educación" y les invitó a participar en la mejoría de su calidad, porque las "energías que ustedes han mostrado y que ha despertado este movimiento no se pueden perder".

Bachelet anunció entre las medidas a corto plazo la ampliación del horario para usar el carné escolar en el transporte público y la gratuidad de éste, pero no la eliminación del coste del pasaje en autobús, como piden los estudiantes. También aumentarán las becas, habrá ayudas para mejorar los colegios y medio millón más de almuerzos gratuitos para escolares, entre otras medidas. Esos anuncios implican un gasto de 58 millones de dólares (44,8 millones de euros) este año y de 128 desde 2007 en adelante.

Además, Bachelet enviará al Congreso en julio un proyecto para reformar la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza para que establezca que el Estado garantiza el derecho a una educación de calidad para todos los chilenos. Complementará esta reforma con la creación de un organismo fiscalizador de los colegios y de un consejo asesor presidencial de educación para lograr una visión de consenso en estas materias.

Con las arcas fiscales repletas por el aumento del precio del cobre, el principal producto de exportación del país, Bachelet dio ayer una señal fuerte de que sus anuncios son "el máximo esfuerzo que el Gobierno puede hacer".

En el Gobierno y entre los empresarios existe el temor de que a las movilizaciones estudiantiles le sigan las de otros sectores. Los estudiantes son conscientes de la holgura del fisco. En cientos de liceos y colegios en todo el país se repite una leyenda en las pancartas: "El cobre por el cielo y la educación por el suelo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 2006