Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

John Elliott compara la aventura atlántica de España y Gran Bretaña

John Elliott (Reading, Reino Unido, 1930) analizó ayer en la Real Academia de la Historia, en Madrid, la crisis que la guerra de los Siete Años, en el siglo XVIII, desató al norte y al sur del continente americano. Este conflicto bélico encendió la chispa de los movimientos independentistas frente a los poderes imperiales.

El profesor emérito de la Universidad de Oxford -premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales y uno de los hispanistas fundamentales de la historiografía contemporánea- se centró en uno de los aspectos que aborda en su nuevo libro, Imperios del mundo atlántico. España y Gran Bretaña en América, 1492- 1830, cuya publicación anunció para el próximo otoño. Elliott apuntó ayer cómo a pesar de las tensiones entre el Gobierno imperial y las sociedades emergentes que desde un principio se dieron en el Nuevo Mundo, fue la guerra entre las dos potencias coloniales lo que propició la rebelión de las Américas. "La guerra de 1756 a 1783 fue la razón esencial de la crisis colonial de ambos imperios. España consiguió contener la crisis durante los siguientes 30 años", afirmó el historiador.

El autor de El conde duque de Olivares achacó a una "cierta flexibilidad" del régimen español el motivo de la contención del movimiento independentista en las colonias. Gracias a ello, aseguró, se pudo mantener "la lealtad al rey y a la patria". "A mi modo de ver, en los dos imperios la independencia fue resultado de la ley de consecuencias no buscadas".

Inmigrantes

La principal diferencia que John Elliott observa en la trayectoria de los dos imperios al otro lado del Atlántico se encuentra en "la presencia de densas poblaciones indígenas y de yacimientos de plata". Estas circunstancias determinan, según el historiador, las distintas trayectorias imperiales. Entre las similitudes, Elliott destaca la inmigración, es decir, la fundación de poblaciones europeas españolas y británicas en el mundo americano que van poco a poco adaptándose a las condiciones del nuevo continente. "Quieren ser lo mismo pero van cambiando. Aquello fue el principio de la globalización".

Esta conferencia se enmarca dentro del ciclo La Ilustración española y la independencia de Estados Unidos. Benjamin Franklin, patrocinado por la Fundación Consejo de España-Estados Unidos y la Fundación Rafael Pino. David Weber, Felipe Fernández-Armesto, Gonzalo Anes y Thomas E. Chávez pronunciarán a lo largo de esta semana el resto de las conferencias de este ciclo, analizando, entre otros aspectos, las políticas innovadoras de España en América del Norte a finales del XVIII o el papel de Benjamin Franklin en la época de las luces. Todas las conferencias se celebran en la Real Academia de la Historia de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2006