Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Representaciones femeninas de Jesús levantan polémica en Colombia

Las polémicas en torno a la libertad de expresión y la religión han completado su trinidad de casos. A las viñetas sobre Mahoma y a las críticas del Vaticano a la película El código Da Vinci, que abre mañana el Festival de Cannes, se suma la publicación de unas fotografías que recrean la última cena y el vía crucis con un Jesús personificado por una mujer y un artículo del escritor Fernando Vallejo. El escenario de este tercer caso es Colombia, donde la revista Soho ha sido demandada por injuria a personas o cosas dedicadas al culto religioso e incitación al genocidio. Las demandas más graves son contra el director de la publicación, Daniel Samper Ospina, y el escritor colombiano, para quienes se pide la cárcel.

Todo empezó en Julio pasado cuando Soho, una revista mensual de estilo de vida para hombres con fotos eróticas y artículos de firmas destacadas, recreó fotográficamente el vía crucis. Para ello contó con Alejandra Azcárate, una presentadora de televisión, en el papel de hija de Dios y teniendo como apóstoles a políticos, escritores y personalidades de la vida colombiana. Desde entonces se han suscitado diversos debates sobre la libertad de expresión, la tolerancia, la censura y el fundamentalismo religioso. Además, ha servido para repasar lo que dice la Constitución de Colombia, que consagra la libertad de expresión como uno de los pilares de la democracia. Se ha recordado, además, la manera como las artes en sus diferentes soportes han desacralizado la religión.

"La opinión se ha polarizado, y hemos recibido el apoyo de los medios, el sector intelectual y de muchos lectores. Pero la Iglesia y la derecha colombianas no lo acepta", asegura Samper Ospina. Entre los que apoyan la revista figuran el candidato a la presidencia Carlos Gaviria, que fue uno de los apóstoles, y el popular periodista de radio Julio Sánchez Cristo, que ha dedicado varios espacios o artículos en defensa de la libertad.

Desmitificación

Aunque hace dos semanas el fiscal recomendó el archivo de la demanda interpuesta por el magistrado del Consejo de Estado Alejandro Ordóñez al no encontrar delito, el juez del caso desatendió a la fiscalía y dijo que no sólo se había incurrido en injuria a la religión católica y los creyentes sino también en la incitación al genocidio a través del artículo de Vallejo, cuenta Samper Ospina. El 31 de mayo habrá una audiencia pública para que otro juez retome el caso.

No es la primera vez que Fernando Vallejo, uno de los mejores escritores colombianos contemporáneos autor de La virgen de los sicarios y Mi hermano el alcalde, se ve envuelto en polémicas contra la Iglesia católica. Una de las características de sus novelas y artículos es su irreverencia, crítica feroz y denuncia contra las acciones del clero, el Vaticano y el Papa. En su artículo de Soho, el autor desacraliza varios episodios del Nuevo Testamento y en un pasaje llega a escribir "viva la revolución matacuras". Ante la polémica, Vallejo ha enviado a la revista otro texto en el que responde a los detractores de aquel número especial de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de mayo de 2006