El conflicto de Oriente Próximo

El jefe del Gobierno palestino pide ayuda para evitar una "catástrofe"

Ismail Haniya, de Hamás, cree imposible una guerra civil entre facciones

El primer ministro palestino, Ismail Haniya, advirtió ayer de que la situación en los territorios palestinos se encamina hacia la "catástrofe" si la comunidad internacional no rectifica y reinstaura la ayuda que suspendió tras la victoria de los fundamentalistas en enero. En una entrevista con Iñaki Gabilondo en Cuatro, Haniya descartó que la tensión por la penuria derive en guerra civil entre palestinos: "Nunca va a pasar", afirmó.

Más información
La petrolera israelí corta el suministro a los palestinos

Haniya se dirigió específicamente a los europeos -y entre ellos, a los españoles- para que se desmarquen de Washington y reinstauren las relaciones con el Gobierno palestino y las ayudas, suspendidas tras el triunfo electoral de Hamás hasta que no reconozca a Israel y condene la violencia. "Europa tiene una alta responsabilidad" en corregir la situación, afirmó Haniya durante la entrevista con el periodista Iñaki Gabilondo.

"Somos un Gobierno que fue elegido tras unas elecciones celebradas legal, democrática y pacíficamente", recordó Haniya, quien añadió: "La situación es inaceptable y podría desembocar en una catástrofe". El primer ministro recordó que los 160.000 funcionarios llevan tres meses sin cobrar y que esta situación afecta a cerca de 700.000 personas, que faltan medicamentos en los hospitales y que la pobreza y el desempleo crecen de forma alarmante.

Preguntado por la posibilidad de que el Gobierno de Hamás condene de forma inequívoca la violencia para facilitar la recuperación del diálogo, Haniya contestó: "La comunidad internacional habla como si el pueblo palestino fuera el responsable del problema cuando es la víctima de la ocupación desde hace décadas". Haniya recordó que Hamás decretó una tregua hace más de un año y que la ha respetado, mientras que Israel "asesina, bombardea y detiene a ciudadanos palestinos inocentes". "Aspiramos a la calma y la estabilidad, e Israel debería ayudar parando esto", remachó.

A pesar de que el empeoramiento de la situación ha agravado el enfrentamiento entre Hamás y Al Fatah -el partido del presidente, Mahmud Abbas, que fue derrotado en las urnas en enero-, Haniya descartó con rotundidad la posibilidad de una guerra civil entre palestinos: "Nunca va a pasar, no está en el diccionario político palestino", afirmó, tajante. "El problema no es interno, sino derivado de la ocupación".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La entrevista de Cuatro (cadena del Grupo Prisa, editor de EL PAÍS), abordó también aspectos personales del político palestino, como su afición al futbol. Haniya se recreó en su faceta de ex jugador de fútbol -dijo que jugaba "de centrocampista, como Zidane"- y se confesó simpatizante del Real Madrid. Pese a ello, felicitó al Barça por el título conquistado y subrayó que deseaba su triunfo en la Liga de Campeones: "Apoyamos el buen juego", dijo sonriente.

Ismail Haniya.
Ismail Haniya.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS