Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide prudencia ante la reducción de plantilla en Mercedes

Rabanera destaca que la producción está garantizada hasta 2014

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, pidió ayer prudencia ante el anuncio de una posible reducción de plantilla en la planta que la multinacional Daimler Chrysler tiene en Vitoria y en la que fabrican los modelos Vito y Viano. Azkarate pidió tranquilidad a los sindicatos a pesar de la coyuntura desfavorable para el sector de automoción, porque la dirección todavía no ha concretado los efectos de la reestructuración.

La consejera de Industria, Ana Agirre, informó ayer al lehendakari y al resto de consejeros de la situación de la factoría vitoriana ante el plan de reestructuración, que podría afectar a unos 400 trabajadores hasta 2008, sobre todo a jefes de departamento y personal de oficinas. Este anuncio se suma a la que atraviesa Volkswagen en Pamplona y confirma el mal momento que atraviesa en la actualidad el sector de la automoción. Una situación que cuestiona no sólo la estabilidad del empleo directo, sino la del indirecto que generan ambas plantas.

La comisión de seguimiento creada hace seis años entre el Gobierno vasco y la empresa Daimler Chrysler se reunirá en los próximos días con el objetivo de analizar la situación presente y futura de la planta alavesa. A esta reunión se incorporará un representante del Departamento de Trabajo.

Llamamiento a los sindicatos

La portavoz del Gobierno evitó dramatizar y dijo que "no vamos a entrar ni en especulaciones ni en una guerra de cifras porque la empresa nos ha informado de que todavía no se ha concretado en qué grado y en qué medida afectará el Plan de Reestructuración a la planta de Vitoria".

Azkarate hizo un llamamiento a todos los sindicatos para que mantengan la calma, sean prudentes y responsables "y eviten un debate mediático de tintes alarmistas que no lleva a ninguna parte". En esa línea dijo coincidir con la posición del comité de empresa para no crear falsos debates y "polémicas estériles", y trabajar para que el plan de reestructuración tenga el menor impacto posible en las instalaciones de Vitoria.

La dirección de Mercedes quiere reducir el número de horas empleadas en el montaje de cada vehículo. En la actualidad es de 60 horas y la empresa ha planteado reducirlas a 45. La compañía estima que reducir una hora afecta a 50 trabajadores, con lo que esas quince horas supondría una reducción de 750 trabajadores. Sin embargo, sin un nuevo diseño de ingeniería del coche, es casi imposible reducir tiempo. En consecuencia, los sindicatos creen que la reducción vendrá de la parte administrativa. Por su parte el diputado general de Álava, Ramón Rabanera, pidió a la dirección y a los sindicatos que afronten la negociación del plan de recortes "sin crispación". Para Rabanera, una reestructuración siempre "supone preocupación", pero recordó que está asegurado la producción del actual modelo, y por lo tanto el futuro de la planta alavesa, al menos hasta 2014.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006