Entrevista:PHILIP LOWE | Director general de Competencia de la Unión Europea

"Microsoft frustra la innovación y la competencia"

Al director general de competencia de la Comisión Europea (CE), Philip Lowe, le hubiera gustado tener el don de la ubicuidad. Mientras en el Tribunal de Justicia de la UE en Luxemburgo los abogados comunitarios bregaban con Microsoft, en Bruselas, la Dirección General de Competencia daba el visto bueno a la OPA de E.ON sobre Endesa y se encargaba de otros procesos de concentración. En un receso de su ir y venir de Bélgica a Luxemburgo, Lowe (Leeds, Reino Unido, 1947) conversó con EL PAÍS sobre la batalla que hace siete años decidió librar la Comisión Europea contra la mayor empresa de software del mundo, por abuso de posición dominante, y sobre el recurso de Microsoft que ahora dirime la justicia.

"La actual Administración de EE UU no continuó con la iniciativa de la anterior, por eso las empresas de ese país llaman ahora a la puerta de Europa"
"Nos enfrentamos a un problema global, cuyo resultado tendrá una profunda repercusión en el desarrollo del mercado de las tecnologías"

Pregunta. ¿Qué se juega la CE en la audiencia planteada por Microsoft?

Respuesta. Nos encontramos ante la investigación más importante que jamás haya habido de abuso de posición dominante de una empresa. Nos enfrentamos a un problema global, cuyo resultado tendrá una profunda repercusión en el desarrollo del mercado de las tecnologías y su regulación.

P. ¿Cómo afectará la sentencia a ese mercado?

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

R. En el juicio celebrado hablamos de que Microsoft ha incorporado nuevas aplicaciones [el reproductor Media Player] a un producto [el sistema operativo Windows] y no ha permitido la interoperabilidad [con otros sistemas operativos]. Esto ha mermado la competencia y ha frustrado la innovación, tanto de los competidores como de Microsoft, que se siente menos presionado para mejorar sus productos. No queremos atacar a las empresas que tienen éxito, si lo logran por sus méritos. Lo que pretendemos es ofrecer a consumidores y empresas el mayor número de opciones posible.

P. ¿Por qué no ha sido posible un acuerdo con Microsoft?

R. A principios de 2004 intentamos un acuerdo. Microsoft reconoció que era necesaria una mayor interoperabilidad, pero no llegamos a un acuerdo sobre cómo debía comportarse Microsoft en el futuro. La CE no puede pasarse la vida vigilando a Microsoft. Había dos opciones, o que Microsoft adoptara un compromiso de que cambiaría su comportamiento en el futuro, o buscar un precedente legal. Finalmente

[el ex comisario de competencia Mario] Monti y el colegio de comisarios decidieron en mayo de 2004 imponer las sanciones que permitieran la interoperabilidad y la venta de Windows sin el Media Player incorporado.

P. ¿Está de acuerdo con los que piensan que ésta es una guerra entre empresas estadounidenses que se libra en campo europeo?

R. Esto es una economía global. El caso de Microsoft también está en los tribunales de Corea, Japón y Estados Unidos. Allí, el problema que se planteó fue la interoperabilidad entre el cliente y el servidor. En Europa el caso es más amplio, afecta no sólo al cliente y al servidor, sino también, a la interoperabilidad entre servidores, se trata de una extensión respecto al caso de EE UU, por eso, las autoridades estadounidenses están siguiendo muy de cerca el caso.

P. Sí, pero el Gobierno de EE UU llegó a un acuerdo con Microsoft después de que George W. Bush llegara al poder...

R. Las autoridades de competencia de EE UU actúan de forma distinta. Allí, Competencia no interviene a no ser que se pruebe que ha habido un daño al consumidor. Además, en EE UU son muy cautelosos a la hora de exigir la divulgación de información que las partes puedan considerar que viola los derechos de propiedad intelectual. Tenemos diferentes sensibilidades. La actual Administración estadounidense no ha continuado con la iniciativa de la anterior, por eso las compañías de ese país llaman ahora a la puerta de Europa.

P. ¿Está creando tensiones entre Europa y EE UU? ¿Cómo interpreta la carta que la embajada envió a la comisaria de Competencia Neelie Kroes pidiendo un trato justo para Microsoft?

R. Algunos intereses empresariales son muy fuertes y el departamento de Estado de EE UU sintió la necesidad de enviar un mensaje a Bruselas. La CE es consciente de que la mayoría de los demandantes son empresas estadounidenses. El abuso de posición dominante de Microsoft perjudica también a las empresas.

P. Microsoft les acusa de pretender que desvele toda su propiedad intelectual y de que sus innovaciones queden a merced de la clonación por sus competidores.

R. Sólo Microsoft sabe si la información que les pedimos viola la propiedad intelectual, por eso tienen que entregarnos la información necesaria para la interoperabilidad. No queremos la información del interior de los servidores, sino sobre cómo interactúan con otros servidores. Tienen que entender que en este proceso tiene que haber un precio para Microsoft, porque se pretende corregir un abuso que frustra la innovación y la competencia.

P. ¿Qué nuevos problemas plantea Vista, el sistema operativo que Windows prevé lanzar en enero?

R. Estamos en conversaciones. La sentencia será decisiva para Vista y para futuros casos de integración de productos. Unir nuevos programas al paquete, cuando hay un sistema en el que hay una empresa muy dominante, hace que se anule a los rivales, que no pueden competir con sus productos, aunque sean de mayor calidad.

Philip Lowe.
Philip Lowe.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS