Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ken Bugul se aferra a las tradiciones perdidas en 'Riwan o el camino de arena'

Le acusan de que Riwan o el camino de arena es un alegato en favor de la poligamia. Ken Bugul (Senegal, 1948) -considerada una de las mejores escritoras africanas- responde que las occidentales no entienden. "Estamos en otro contexto, no pueden juzgarnos con su mentalidad, antes que emancipación necesitamos educación y salud pública".

Aunque tampoco se libra de las críticas de sus compatriotas. "No ven la parte práctica de la poligamia", asegura. Y ella la conoce bien, pues se crió en una familia poligámica. "Los seriñes [jefes religiosos y políticos del islam en Senegal] proporcionan a sus mujeres un nuevo estatus social que, más tarde, les permite elegir cómo quieren vivir".

Riwan o el camino de arena no refleja el presente de las mujeres africanas, sino su pasado. "Los seriñes ya no existen, se ha perdido la tradición", lamenta.

Sin embargo, ella sigue defendiendo la poligamia. "Las mujeres africanas son quienes están levantando la economía africana, viajan mucho por trabajo y les viene bien que su marido tenga otra mujer que se encargue de la casa y de los niños", dice.

Reconoce que la poligamia no es compatible con "el amor". "Pero cuando tienes hambre es lo que menos importa, las mujeres africanas luchan por cosas más importantes, cuando las logren, empezarán a pensar en el amor, como hacen las occidentales".

Y una última reivindicación: "Traten de deshacerse de falsos mitos sobre África, hay pobreza pero también hay clases medias que viven cómodamente y en las grandes ciudades la vida cultural es verdaderamente intensa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006