Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La envenenada decisión de ERC

El Estatuto será rechazado en el Senado si Esquerra mantiene el 'no' del Congreso

Lo que en el Congreso fue una mayoría suficiente para aprobar el proyecto de Estatuto de Cataluña se convierte en el Senado en un complicado juego de matemáticas políticas. El proyecto salió aprobado del pleno de la Cámara baja con los votos en contra del Partido Popular, Esquerra Republicana y Eusko Alkartasuna. Si esos mismos partidos votan no en el Senado el Estatuto será rechazado. Ninguno ha anunciado un cambio de postura. Hoy finaliza el plazo para presentar enmiendas al proyecto.

Están garantizados los votos en contra de PP y EA, y una posición entre la abstención y el no por parte del senador del Partido Aragonés. El voto definitivo de ERC es guardado con un misterio calculado, pero su portavoz en el Senado, Carles Bonet, advierte: "El PP está preparando una fiesta, y los de Esquerra no le vamos a hacer de pinchadiscos".

Esquerra actuará "con un principio muy claro", dice Bonet. Llegado el caso, "si de ERC depende, el PP no tendrá una victoria", asegura, aunque no confirma que eso signifique la abstención de su partido a la hora de votar. "Hay otras fórmulas", asegura. "Se pueden dar muchas situaciones". En todo caso, "Esquerra no puede ser responsable de que el PP rechace el texto, con la carga simbólica que eso tiene", afirma Bonet.

El PP cuenta con una mayoría de 125 senadores. Sumados a los 4 de ERC y un voto de EA componen la mayoría absoluta de la Cámara alta. El pleno votará el Estatuto los días 10 y 11 de mayo.

En privado, en el PSOE aseguran que ERC no se puede permitir rechazar el Estatuto sin provocar un desastre de imagen, pero la realidad es que a día de hoy nada ha cambiado y, por tanto, su voto sigue siendo no, igual que en el Congreso. Las únicas certezas son que no se ausentarán de la votación y que en ningún caso harán pinza con el PP.

Para asegurarse esto último, Bonet explica que sus enmiendas mantendrán los términos del Estatuto aprobado en Cataluña, de forma que al PP le sea inasumible votar a favor. Si apoya estas enmiendas, "el PP votará que Cataluña es una nación, que los jueces deben conocer el catalán, que Cataluña debe gestionar el aeropuerto o el modelo de financiación acordado en el Parlament", explica Bonet. "Si por táctica votan esto, allá ellos con su militancia".

Preguntado sobre si ERC se abstendría de votar sus propias enmiendas o las retiraría en caso de que el PP quiera aprobarlas, Bonet sólo reitera que "ERC, en la medida de sus posibilidades, no va a consentir que el PP obtenga una victoria". Desde el PP, el senador Josep Piqué asegura: "No compartimos la filosofía de las enmiendas de ERC", por tanto votarlas "no nos parecería serio". Pero añade: "A no ser que las circunstancias aconsejaran lo contrario".

Si el texto se modifica y tiene que volver al Congreso, aún puede ser aprobado a tiempo para celebrar el referéndum el 18 de junio, como prevé la Generalitat. El día 16 podría verse en el pleno del Congreso, ser publicado el 17 y ese mismo día convocar el referéndum. En caso de que fuera rechazado todo el texto, también puede ser aprobado de nuevo por la Cámara baja, pero ya no sería sólo contra la opinión de medio hemiciclo, sino contra la opinión de una de las cámaras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de abril de 2006