Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Regás reúne 17 relatos en 'Viento armado'

La vida literaria no es como la vida normal, se evoluciona de otra manera. Es la conclusión a la que ha llegado la escritora y directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás (Barcelona, 1933), tras reunir 17 de sus relatos en Viento armado (Planeta). "Al recoger estos cuentos pensaba que vería mi vida literaria a través del paso del tiempo, y he visto que se puede mejorar el estilo, pero los valores son siempre los mismos. Se puede evolucionar en la desvergüenza o la intensidad narrativa, pero no cambian las ideas", aseguró.

Regás explicó que en este libro mantiene la "serie de constantes" que presiden su "mundo". Citó el azar -"siempre es lo que quiero explicar"- y la memoria, y reveló que Viento armado tiene en cierta medida algo real. "Tiene un punto que se basa en la realidad de forma descarnada. Cada cuento tiene algo autobiográfico. No he tenido cuidado en masacrar lo que venía de la realidad". Según Regás, otro de sus temas recurrentes es la dependencia de las relaciones personales. "Lo he tratado desde mi primera novela y sigue estando presente. Al final, a menos que seas un chaquetero, sigues defendiendo los mismos valores que a los 20. Sólo cambia la forma".

Los relatos, muchos de los cuales ya han sido publicados, han sido escritos en los últimos seis años. El plantón es una de las excepciones, escrito a finales de los setenta, es su "primer relato autobiográfico". Regás reconoce que apenas ha tocado los textos. "Tuve una época de frases largas y he corregido algunos defectos de ritmo. Una vez escribí un homenaje a Juan Benet con frases muy largas porque él hacía frases de seis páginas. Creo que no le hubiera gustado", bromeó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2006