Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad de Brown analiza el creciente poder del español en EE UU

El centro analiza la obra de Rosario Ferré, Margo Glantz y Juan Luis Cebrián

Estados Unidos vive desde hace semanas una situación nueva, de la que se están haciendo eco el centenar de profesores que estudian en la Universidad de Brown (Providence, Rhode Island) las modernas interacciones culturales entre las dos orillas del Atlántico: el poder del español como lengua. El periodista, escritor y miembro de la Real Academia Juan Luis Cebrián, cuya obra se analizó ayer en un seminario, dijo: "Por primera vez el Imperio no crea la lengua. Es la lengua del Imperio la que cede a la presión migratoria, que va a transformar este país".

Cebrián participa en este tercer ciclo de conferencias del Proyecto Transatlántico -dedicado a las Geotextualidades atlánticas: lengua literaria, diálogos interculturales y nuevo hispanismo- como invitado especial junto a la autora puertorriqueña Rosario Ferré y la mexicana Margo Glantz.

El profesor de estudios hispanos y director del Proyecto Transatlántico, Julio Ortega, hizo referencia directa en su alocución a las masivas movilizaciones de inmigrantes que estos días se ven en docenas de ciudades de EE UU. "Este congreso no puede sino recoger la demanda de esas voces, y reconocer el poder que en ellas anuncia el porvenir. La lectura transatlántica busca conceptualizar ese desborde fronterizo", dijo. El autor mexicano Carlos Fuentes también tuvo palabras hacia las personas que "en la sombra" buscan un porvenir digno en EE UU. "El aislamiento lleva a la ignorancia y al fascismo", afirmó Fuentes, a la vez que explicó que la inmigración puede ayudar a los estadounidenses de la denominada América profunda "a ver que el mundo es más complejo".

"Los estadounidenses son muy simplistas, y el contacto con los inmigrantes puede ayudarlos a ampliar el universo que les rodea". El escritor mexicano, que arremete sin tapujos contra el unilateralismo de la Administración que preside George W. Bush, dedicó su discurso en la sesión inaugural a analizar la evolución de lo que denomina la doble utopía de la interacción literaria entre América y Europa. "La relación cultural entre ambas orillas del Atlántico hoy es de socios".

Caja de resonancia

Juan Luis Cebrián dijo, por su parte, que las universidades deben de hacer de "caja de resonancia" de ese movimiento social en EE UU. "Es necesario mantener un diálogo entre culturas entre Europa y EE UU, pero sobre todo entre América Latina y EE UU, y la Universidad representa un buen marco para ello", opina. El seminario que desde el pasado miércoles se celebra en la Universidad de Brown, en Providence, reúne a más de un centenar de profesores de una veintena de centros de Europa, Canadá, EE UU y Latinoamérica. "Es una oportunidad feliz celebrar esta reunión ahora, cuando tienen lugar estas manifestaciones de inmigrantes", opina Cebrián.

Los profesores e intelectuales que participan en este tercer ciclo de conferencias coinciden al afirmar que la cultura y la lengua son básicas a la hora de crear identidades y comunidades. El académico explica que el fenómeno migratorio "es una cuestión compleja, pero a la que es preciso dar una respuesta razonable". Carlos Fuentes considera "intolerable" y "monstruosa" la reforma del régimen migratorio que se debate en Washington. Cebrián añade que la nueva situación está creando a los estadounidenses un "conflicto con ellos mismos". "Son los antiguos inmigrantes y sus hijos los que están tratando de poner barreras, lo que es paradójico", subraya.

La lengua española desempeña un papel fundamental de unidad entre los hispanos en EE UU, como señalan los expertos reunidos en Brown. Y existe, además, el convencimiento de la importancia del español de América como la lengua que está manteniendo la unidad del idioma en todo el mundo. "Los latinos o los hispanos no tenemos energía, no tenemos armas, ni poder económico en el mundo, pero tenemos un poder cultural emergente que se extiende en la primera potencia mundial, EE UU, de manera pacífica", afirma Cebrián, quien dijo que el bilingüismo tiende a imponerse en el mundo. "Hacer la guerra de las lenguas, como a veces se puede hacer incluso en España, es absurdo", remachó.

Para el académico, que tituló su discurso Escribir en España, la literatura latinoamericana tiene un gran potencial y junto a la española viven un buen momento. "Se está creando una nueva escuela literaria a ambos lados del Atlántico, con algunos autores muy jóvenes y potentes", entre los que citó a Javier Marías, Antonio Muñoz Molina o Almudena Grandes. Pero lamentó que "haya muy poco conocimiento de América Latina en España".

Desencuentro universitario

El diálogo cultural entre las dos orillas del Atlántico se topa con un problema. Como lamentó el profesor Julio Ortega, la iniciativa de la Universidad de Brown tiene dificultades para establecer puntos de encuentro con los centros universitarios españoles. Un ejemplo es que en la Universidad de Barcelona no exista una cátedra dedicada al estudio de la literatura latinoamericana. "El diálogo es aún laborioso. Aún domina el monólogo de una filología decimonónica y nacionalista. A veces uno se pregunta si la Universidad española será lo último que nos queda del franquismo", afirma.

El académico Juan Luis Cebrián también lo echa en falta, aunque explica que esto puede deberse a que "los españoles tendemos a no hacer una distinción cultural entre la literatura latinoamericana y la española". "Cortázar, Neruda, García Márquez, Fuentes son tan nuestros como de América, son universales". Pero también puede deberse a la incomunicación que durante años hubo entre los países de América Latina, "una cuestión compleja que tiene que ver con la industria editorial y la estructura de las universidades". Ortega confía en que los jóvenes se conviertan en trotamundos y den un vuelco pronto a esta situación.

Uno de ellos es el estudiante Ángel Otero-Blanco, que presentó en la conferencia un trabajo sobre la recepción crítica y académica que están teniendo Javier Marías, Antonio Muñoz Molina y Arturo Pérez-Reverte en EE UU. Otero señala que el éxito de los tres escritores españoles permite empezar a "divisar el territorio de una emergente Transatlántica literaria y académica". La expansión del español como segunda lengua en EE UU está permitiendo, añade, que los estudios hispánicos sean más amplios en los centros estadounidenses que en las universidades españolas.

La también estudiante María del Mar Patrón presentó un trabajo sobre los blogs y la literatura. Estas bitácoras electrónicas, como señala Patrón, proveen espacios que vinculan a lectores de diferentes orígenes culturales y permiten un intercambio más participativo entre escritores, críticos y lectores de diferentes geografías, y que al mismo tiempo abren vías de promoción de los textos. "Internet y los diálogos que inaugura también trazan el lugar del español como espacios de convergencia y cruce de registros, en los cuales la cultura literaria hispánica va situando otro de sus ámbitos", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de abril de 2006

Más información