Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cuando tu 'pub' te invita a dejar de fumar

Una terapia desarrollada en una cervecería irlandesa consigue buenos resultados de deshabituación tabáquica

Dos médicos navarros han conseguido resultados sorprendentes de deshabituación tabáquica con una terapia muy peculiar. Se desarrolla en el interior de un pub irlandés, dos tardes por semana, y los pacientes del grupo son clientes habituales del local que se toman unas pintas de cerveza mientras los médicos Plácido Gascó, miembro del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, y su compañero, Alfonso Martínez York, les van explicando los grandes beneficios que tiene abandonar el tabaco.

No se lo han dicho sólo ellos. Como consumidores moderados de cerveza, vino y licores que son, los ya nuevos ex fumadores han podido comprobar lo que el pamplonés Carlos Rodríguez, campeón nacional de coctelería en los años 2002, 2004 y 2005, les aseguró: que el tabaco adormece el gusto y el olfato, que impide saborear en toda su dimensión los sabores y que dejar de fumar permite redescubrir múltiples fragancias. Las catas de vino con un enólogo lo ratificaron. Sin tabaco y sin humo se aprecian mejor los sabores y la experiencia resulta mucho más rica y muy satisfactoria para el cliente.

En los primeros 10 días ha dejado de fumar más del 95% de los participantes

La idea se le ocurrió a Plácido Gascó, médico de familia del centro de Salud de Iturrama (Pamplona), al comprobar cómo los dueños de algunos locales de hostelería que habían convertido sus bares y pubs en espacios sin humo se veían obligados a dar marcha atrás y permitir fumar para recuperar clientes después de una fuerte caída de su facturación. Uno de ellos fue la propietaria de la cervecería irlandesa O'Connors ubicada en el centro de Pamplona.

Gascó y Martínez York desembarcaron en el pub propiedad de Carmen Valdivieso y acordaron crear en ese espacio cercano y agradable para sus usuarios una alternativa para dejar de fumar. La respuesta ha sido muy positiva: se ha constituido un grupo de 14 clientes dispuestos a dejarlo. Y lo están consiguiendo.

"Lo que nos ha sorprendido es que siendo un grupo duro, difícil, con historias complejas, muy fumador, con alto grado de dependencia, en el que muchos ya han probado todo tipo de métodos para dejar de fumar, en los primeros 10 días haya dejado el tabaco más del 95%, cuando nuestra experiencia en centros de salud o empresas es que lo hace el 75-80% en las primeras semanas". El responsable del método considera que el contexto en el que se desarrolla el programa tiene mucho que ver en ello. Los asistentes mantienen su actitud y no han vuelto a fumar. Son personas con edades comprendidas entre los 30 y los 55 años, hombre y mujeres, algunos de los cuales fumaban cajetilla y media diaria.

Hasta el momento se han desarrollado una decena de sesiones, en las cuales han participado, además de los médicos que las imparten, profesionales de la enología, la coctelería y otras especialidades. El grupo se reúne en una sala del pub en la que Gascó y Martínez York brindan información mediante proyecciones informáticas.

El ambiente no es el de un grupo de desconocidos sometido a la rigidez de un escenario sanitario, sino el de un grupo de clientes-amigos como Carmen, Jon o Felisa que se reúnen al caer la tarde y se sienten a gusto tomando una cerveza mientras comprueban cómo semana a semana les va apeteciendo menos fumar. No obstante, algunos de ellos combinan su asistencia a las sesiones, en las que encuentran el apoyo grupal, con la administración de fármacos e incluso, en algún caso, apoyo psicológico.

"Nosotros pedimos que a partir de la cuarta sesión no se fume más", indica Gascó. Además del beneficio sensorial, los médicos resaltan los beneficios para la salud que les proporcionará dejar de fumar. "Tenemos varias personas que sufren osteoporosis y otras en tratamiento dental con implantes y entonces abordamos la deshabituación tabáquica desde esas perspectivas".

Gascó sabe que se encuentran al comienzo de un camino y que el grupo está formado por veteranos de las recaídas, que pueden volver a suceder. El seguimiento médico se mantendrá durante un año. Al inicio del proceso y de forma regular se les han practicado toximetrías que han corroborado la veracidad de sus testimonios verbales: sus pulmones están mucho más limpios estas semanas. "Observamos en este tipo de encuentros que los lazos de unión entre los miembros del grupo son mayores que en los centros hospitalarios, tal vez motivado por este nexo común que es el pub", señala Gascó.

El campeón nacional de coctelería les anima a no recaer diciéndoles que "en un año o quizá un poco más tarde la Unión Europea va a acabar prohibiendo fumar en todos los bares, cervecerías, pubs y restaurantes de España. Entonces nadie podrá fumar en su pub. Si lo conseguís ahora, será mucho mejor", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de abril de 2006