Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Salvajada gratuita

"Quentin Tarantino presenta...". El primer crédito avisa con una luz de color rojo (sangre) por dónde van los tiros en Hostel. Desde Killing Zoe (Roger Avary, 1994), cada producción del autor de Pulp Fiction está presidida por sus señas de identidad (violencia extrema, humor negro), aunque sin la imprescindible compañía del talento que le lleva en sus películas a convertir aparentes salvajadas en excelentes muestras de cine. Eli Roth, creador de Hostel, es incapaz de aderezar su cinta con nada más que un gratuito ensañamiento. Basa su bestial odisea en la peligrosidad de las miradas misteriosas en un país extraño; en el resquemor del forastero. Rueda con estilo y la película tiene ritmo, pero el guión está repleto de incongruencias y trucos.

HOSTEL

Dirección: Eli Roth. Intérpretes: Jay Hernández, Derek Richardson, Eythor Gudjohnsson, Jana Kaderadkova. Género: terror. EE UU, 2005. Duración: 95 minutos.

Además, a Roth no le vendría mal tomar clase de Historia de Europa, porque afirmar que Eslovaquia, donde se desarrolla la película, "está llena de mujeres solas a causa de las muertes de los hombres en la guerra" es una barbaridad de estadounidense inculto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de marzo de 2006