Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas alertan del peligro de extinción de la alondra Dupont

La especie habita en el tomillar de Alfés y el año pasado sólo se detectaron dos machos

Las entidades ecologistas SEO / Bird Life, Egrell e Ipcena alertaron ayer en Lleida del inminente peligro de desaparición de la alondra Dupont (Chersophilus duponti), una de las últimas especies descubiertas en Cataluña en los años ochenta y que sólo tiene su hábitat en el tomillar que rodea el aeródromo de Alfés, situado a unos 10 kilómetros de Lleida. Este pequeño pájaro de canto muy agradable anida en terrenos esteparios y figura en la lista de aves en peligro de extinción.

La alondra Dupont ha sido escogida ave del año 2006 por la organización conservacionista SEO / Bird Life. El objetivo es sensibilizar a la sociedad y a las administraciones acerca de las diversas amenazas que pesan sobre esta ave discreta, de canto muy agradable y de comportamientos muy peculiares, principalmente por la destrucción del hábitat, los cambios de usos del suelo, la construcción de infraestructuras y la proliferación de parques eólicos. De confirmarse los malos augurios lanzados por los ecologistas, esta ave va camino de convertirse en la segunda especie vertebrada que se extingue en Cataluña en los últimos 50 años, después de la desaparición de la avutarda.

En Europa, el 100% de la población de alondra Dupont habita exclusivamente en ocho comunidades autónomas españolas (Castilla y León, Aragón, Navarra, Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña). En el conjunto de España se contabilizan unas 2.000 parejas. En Cataluña, esta especie sólo tiene su hábitat en el tomillar de Alfés, un espacio protegido desde 1998 por la Generalitat y que en los últimos años ha sufrido un gran deterioro ambiental y biológico por falta de atención de las administraciones. Esta protección insuficiente de un espacio de interés natural motivó algunas quejas ecologistas ante la Comisión Europea.

Francesc Moncasí, miembro de la Institución para el Estudio, Gestión y Recuperación de los Ecosistemas Leridanos (Egrell), considera que la situación de la alondra Dupont es muy grave y alerta de que estas aves pueden correr la misma suerte que otras aves esteparias en peligro de extinción como la ortega, la ganga, la trenca y la terrera vulgar. "Los ecosistemas más amenazados en Cataluña son los de secano y requieren de forma urgente un plan de recuperación de estas especies, algo que no se ha hecho nunca", señala Moncasí.

A mediados de los años noventa, se contabilizaron en el tomillar de Alfés unos 50 machos de alondra Dupont y alrededor de 20 parejas. En 2000, el censo se había reducido a seis parejas y el año pasado sólo pudieron detectarse dos ejemplares de machos cantores. Los ornitólogos esperan que finalice el período de cría para confirmar sus sospechas de que esta ave se ha extinguido en Cataluña. Desde el punto de vista biológico, cuando la población de una especie es tan reducida como la alondra Dupont se considera que ésta se halla extinguida y que por sí misma no podrá recuperarse sin actuaciones exteriores de gestión de los ecosistemas; es decir, sin traer ejemplares de otras zonas.

Los ecologistas, que culpan de la extinción de la alondra al anterior Gobierno de Convergència i Unió, también critican al actual tripartito por no haber creado todavía el parque de los secanos de Lleida, una de las medidas incluidas en el Pacto del Tinell.

Por lo que se refiere al tomillar de Alfés, los ecologistas reclaman que se cumpla el plan de usos y gestión de ese espacio de unas 100 hectáreas de superficie, donde está prohibido ampliar las instalaciones aéreas del aeroclub y otras actuaciones que impliquen la degradación o desaparición de la vegetación, aunque están autorizados los usos aeronáuticos existentes hasta que entre en servicio el futuro aeropuerto que la Generalitat tiene previsto construir en Alguaire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de marzo de 2006