Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:HANS BLIX | Ex inspector jefe de armamentos de Naciones Unidas | El desafío iraní

"Estados Unidos debe garantizar la seguridad de Irán para superar la crisis"

Hans Blix, ex inspector jefe de armamentos de la ONU en Irak y ex ministro de Exteriores sueco, fue director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (AIEA, siglas en inglés) de 1981 a 1987. Blix (Upsala, 1928) habló el martes desde su casa de Estocolmo con Global Viewpoint.

Pregunta. Muchos escépticos, algunos de ellos miembros del Congreso de EE UU, sostienen que el reciente acuerdo nuclear entre EE UU e India recompensa a India por desarrollar armas nucleares y animará a otros países, especialmente a Irán, a hacer lo mismo, socavando de esta manera el Tratado de No Proliferación (TNP). ¿Está usted de acuerdo con ellos?

Respuesta. Hay varios aspectos en el acuerdo de EE UU: el aspecto de la no proliferación, el medioambiental y el de la seguridad del suministro energético. Algunos detractores afirman que este acuerdo incumple el artículo 4º del TNP. Eso es ir demasiado lejos. Ese tratado dice que los países que han firmado el TNP facilitarán y estimularán el comercio y la transferencia de tecnología entre ellos. No prohíbe el comercio ni el intercambio de tecnología nuclear pacífica con países que no lo han firmado. Sin embargo, el Grupo de Proveedores Nucleares (GPN), una organización extraoficial a la que pertenece EE UU, prohíbe las exportaciones de tecnología a Estados que no hayan firmado el TNP. Para que este acuerdo con India funcione, EE UU tendrá que pedir al GPN que cambie esa disposición.

"Un país puede seguir produciendo uranio enriquecido para centrales eléctricas o para submarinos, pero no con fines armamentísticos"

La norma la adoptó el GPN para inducir a países como Israel, India y Pakistán a abandonar sus armas nucleares o para disuadir a otros del intento de fabricarlas. A cambio, tendrían acceso a la tecnología civil más avanzada. Pues bien, durante muchos años ha estado claro que ni India ni Pakistán ni Israel se apearían de su condición de países nuclearizados. En estas circunstancias, la norma del GPN se ha convertido más en un castigo que en un incentivo.

Pero lo cierto es que India, con mil millones de habitantes, puede reducir la presión para consumir petróleo y gas ampliando su industria nuclear. Eso es bueno para la seguridad energética de India, y es bueno para el medio ambiente, porque ayudará a controlar el calentamiento de la Tierra. Son los aspectos positivos del acuerdo.

P. ¿Cómo se puede lograr que funcionen los aspectos medioambientales y de seguridad energética, y a la vez frenar la producción de más armas por parte de India?

R. Se puede conseguir buscando un acuerdo internacional que "interrumpa" la producción de material fisionable con fines armamentísticos. En otras palabras, un país puede seguir produciendo uranio altamente enriquecido para centrales eléctricas o para el abastecimiento de submarinos, pero no con fines armamentísticos. Esta idea se ha estado debatiendo durante mucho tiempo. No ha llegado a ninguna parte porque EE UU afirma que sería imposible de verificar. Pero es el único que lo dice. Si se alcanzara un acuerdo así entre India, Pakistán, China, EE UU, Reino Unido, Francia e Israel, podría impedirse una carrera armamentística.

P. En vista del acuerdo con India, ¿no son convincentes los argumentos de Irán?

R. Bueno, ése es un argumento moral, no legal, por supuesto. India nunca se unió al TNP. Al menos por ahora, Irán dice que seguirá en el tratado y aceptará las inspecciones. Es deseable el inducir a los iraníes a abstenerse de emprender actividades de enriquecimiento, ya que ello aumentaría la tensión en Oriente Próximo.

Los iraníes señalan a Brasil y Japón: ellos también han firmado el TNP y enriquecen uranio. Nadie sospecha que pretendan obtener armamento. Por supuesto, las intenciones pacíficas de Irán se han puesto en duda, pero no se ha demostrado lo contrario.

Al final, si queremos que Irán no tome el sendero de las armas nucleares, debemos preguntar por qué querrían ese armamento y suprimir el motivo. Nadie habla sobre seguridad en el actual debate sobre Irán, pero hay 130.000 soldados estadounidenses en Irak, justo al lado. Y hay bases estadounidenses en Pakistán, Afganistán y otros vecinos de alrededor. Entonces EE UU dice: "Todas las opciones están sobre la mesa", y su embajador en la ONU, John Bolton, afirma que EE UU causará mucho dolor si Irán no acata las normas. En realidad, el acuerdo de 2004 en Londres entre los países occidentales e Irán incluía una sección sobre un grupo de trabajo para temas de seguridad. Pero nunca se reunió. A lo que me refiero es que la forma de convencer a Irán para que renuncie a las armas es garantizando su seguridad

Traducción de News Clips. © Global Viewpoint, 2006

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 2006