Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El desafío iraní

Francia y Libia negocian un acuerdo de cooperación en el campo de la investigación nuclear civil

Francia y Libia mantienen conversaciones sobre un posible acuerdo de colaboración en el campo de la investigación nuclear con fines civiles, que por el momento -al contrario que los recientes acuerdos con los Gobiernos de India y China- no contempla la construcción de una central atómica por la empresa francesa Areva.

El Ministerio de Asuntos Exteriores galo ha salido al paso de las declaraciones en este sentido del diputado Patrick Ollier (UMP), presidente del Comité de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional, anunciando la firma del acuerdo antes de dos semanas. El Gobierno ha precisado que por parte francesa las conversaciones las lleva a cabo la Comisión de la Energía Atómica (CEA).

Libia renunció en diciembre de 2003 a su programa de armamento nuclear como parte del acuerdo por el que cerró el contencioso que le había convertido en un Estado paria, especialmente desde el atentado contra el avión de la compañía TWA que se estrelló en la localidad escocesa de Lockerbie en 1988. Durante la vista oficial del presidente Jacques Chirac a Trípoli en 2004, el líder libio Muammar el Gaddafi insistió en el restablecimiento de lazos entre las comunidades científicas de ambos países, y más concretamente en el campo de la energía nuclear.

Según Ollier, Gaddafi ya ha cumplido todos los requisitos para ser readmitido en la comunidad de naciones, y Francia, por su parte, está intentando penetrar en el sector petrolífero libio, donde su presencia es muy limitada en comparación con la de Estados Unidos, Reino Unido y España. Sin embargo, tras la rectificación del Ministerio de Exteriores, el diputado del partido gubernamental, compañero sentimental de la ministra de Defensa Michèle Alliot-Marie, precisó que Areva no tiene previsto firmar ningún acuerdo con Libia, sino que se trataría de un acuerdo entre los Gobiernos en el que "habría un lugar para Areva, entre otras empresas".

Libia dispone de un reactor nuclear experimental en Tajurah, cerca de la capital, que ahora está bajo control de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). La empresa francesa compite en estos momentos por la compra del uranio enriquecido que formaba parte del programa nuclear libio y que ahora está a la venta bajo la supervisión de la AIEA.

El Quai d'Orsay reconoce que, tras la visita de Chirac, y una vez que Libia ha desmantelado sus instalaciones nucleares con fines militares, "se ha decidido contemplar favorablemente la petición libia, en el respeto pleno de los compromisos internacionales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 2006