Dirigentes rusos opinan que no se debe presionar ni aislar a Hamás

El presidente del comité de Exteriores del Senado ruso, Mijaíl Marguélov, declaró que Hamás da señales de "estar dispuesto a construir sus relaciones con las autoridades israelíes sobre bases pragmáticas", pese a las declaraciones hechas en Moscú el día anterior por Jaled Meshal, jefe del buró político de Hamás, quien insistió en que su movimiento no reconocerá al Estado de Israel. Varias personalidades rusas coincidieron en que no se debe presionar al movimiento islamista palestino ni aislarlo.

Meshal -que se reunió ayer con el jefe del Consejo de Muftis de Rusia, Ravil Gainutdin- subrayó que la paz con Israel debe ser "una paz auténtica, que conduzca al cese de la ocupación y de la agresión, al regreso de los desplazados a sus hogares, al derribo del muro y al establecimiento de un estatus político para Jerusalén Este". "Es Israel el que debe reconocer los derechos de los palestinos", dijo. "No podemos creer en declaraciones huecas y quedarnos sentados cruzados de brazos mirando cómo matan a nuestros hijos", agregó.

Yevgueni Primakov, ex primer ministro y actual presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Rusia, opina que no hay que aislar a Hamás: "Ahora no se puede ignorar a Hamás, considerarlo una organización terrorista. No se puede exigir que reconozca de inmediato a Israel", señaló, recordando que la Organización para la Liberación de Palestina recorrió un largo camino antes de hacerlo. Para el arabista Primakov, que fue ministro de Exteriores ruso, la llegada al poder de Hamás representa "el total fracaso de la exportación de la democracia a Oriente Próximo por parte de EE UU".

Radicalización palestina

El presidente del comité de Exteriores de la Duma Estatal, Konstantín Kosachov, concuerda con Primakov en que no se debe presionar a Hamás para que reconozca ahora a Israel. "Cualquier intento de presentar un ultimátum a Hamás conducirá a una radicalización de los palestinos, y consciente o inconscientemente empujará a Palestina fuera del proceso de negociaciones", manifestó.

Aunque durante las conversaciones mantenidas el viernes entre el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, y la delegación de Hamás, los rusos no consiguieron prácticamente ninguna concesión de la organización extremista, los esfuerzos mediadores de Moscú fueron apoyados por el secretario general del Consejo de Europa, Terry Davis. EE UU, por su parte, los consideró "útiles" para transmitir a Hamás el mensaje de que debe renunciar al terror y reconocer a Israel.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En un comienzo, la invitación por parte del Kremlin a una organización considerada terrorista por Bruselas, Washington y Tel Aviv había irritado considerablemente a Israel y sorprendido a los otros miembros del Cuarteto (EE UU, Rusia, la UE y la ONU). Pero después la posición de Israel se ha suavizado. Además, para calmar las reticencias de los israelíes, el presidente ruso, Vladímir Putin, no recibirá a la delegación de Hamás, que hoy se limitará a una visita turística del Kremlin.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS