Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México muestra en Londres la pujanza de la literatura en español

Autores y editores mexicanos acuden como invitados a la Feria del Libro

Editores, agentes literarios y libreros de 59 países participan en la Feria del Libro de Londres, que se inaugura hoy en el recinto ExCel, al este de la ciudad. Con México como país protagonista, al que sucederá España el próximo año, esta cita alternativa a Francfort se ha erigido en plataforma excepcional para la promoción de la producción editorial en español. "El interés que crece constantemente por nuestro idioma y nuestro país debe alimentarse con nuevas traducciones al inglés", señala Fernando Lanzas, consejero de Economía y Comercio de la Embajada española en Londres.

Los protagonistas españoles de la industria editorial abonan ya el terreno para relevar a México como país invitado a la Feria de Londres de 2007. Con el apoyo del Ministerio de Cultura y la Oficina Comercial de la Embajada española, la Federación de Gremios de Editores de España comienza hoy a recopilar impresiones y opiniones de los asistentes a este evento internacional de tres jornadas consecutivas. "Vamos caldeando el ambiente", afirma Lanzas.

Abrirse un hueco en el mercado editorial británico es una tarea dura. Menos del 5% de una producción anual en torno a los 120.000 títulos se destina a traducciones. Y, según estimaciones aproximadas, tan sólo se traducen del castellano unos 40 libros al año. En esta cifra están incluidas las ediciones en tapa dura y de bolsillo, así como obras de autores españoles y latinoamericanos. Pese a la lamentable situación, el optimismo no decae. "Vender derechos de traducción es complicado. Imposible al margen de la ficción. Pero en los últimos años se ha avanzado mucho. Los costes de traducción son más altos que en España, pero el éxito de ventas de autores como Ruiz Zafón o Pérez-Reverte ha demostrado que puede compensar. Hay una mayor disposición de los editores anglosajones hacia la literatura traducida. Están más dispuestos a apostar por otras lenguas", afirma Miguel Aguilar, editor de Random House Mondadori.

Juan José Bremmer, embajador de México en Londres, reconoce también que el lector inglés tiene acceso a traducciones de "unos pocos extraordinarios novelistas y poetas mexicanos", entre ellos Carlos Fuentes, Octavio Paz y Juan Rulfo. "La feria", dice, "es una excelente oportunidad para que editores británicos y de otros países conozcan y aprecien nuestra amplia, creativa y formidable literatura".

Unas 40 editoriales mexicanas, además de autores y académicos, acuden al certamen. La función puramente comercial se complementa con seminarios, charlas, fiestas y presentaciones de novedades. Entre los eventos previstos, Carlos Monsiváis y el director teatral José Luis Ibáñez hablarán sobre los pilares de la poesía actual mexicana; Ignacio Padilla y Bernardo Fernández debatirán sobre nueva ficción; Cristina Rivera Garza, Eduardo Antonio Parra y Sergio González Rodríguez desvelarán las claves de la literatura de frontera y su énfasis en la violencia, corrupción, narcotráfico, misoginia y migración. Además, Alejandro Cruz, de la editorial Libraria, opta al premio del British Council al Joven Editor Internacional del Año.

En el calendario europeo del sector, Londres es la única alternativa seria a la Feria de Francfort. "Está creciendo mucho y prueba de ello es el traslado, este año, a un recinto más amplio. De ser una experiencia relajada, en un entorno acogedor, el ambiente es ahora más frenético. En tres días estoy citada con 70 personas", explica Lucía Luengo, editora ejecutiva de Alfaguara, del Grupo Santillana. "A los estadounidenses les conviene Londres por su vínculo con la lengua; a los españoles, por su cercanía geográfica y por ser la capital del mercado editorial más importante de Europa", reconoce Aguilar. "El Reino Unido", coincide Lanzas, "es la primera potencia editorial de Europa y la Feria de Londres va acercándose en importancia a Francfort".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de marzo de 2006