Reportaje:

18 colegios públicos avanzan al trilingüismo

Educación apuesta por el aprendizaje simultáneo del castellano, el euskera y el inglés

Un total de 18 colegios públicos de Secundaria y Bachillerato imparten en inglés algunas de las asignaturas del currículum escolar. La apuesta del Departamento de Educación por el aprendizaje simultáneo de los tres idiomas (castellano, euskera e inglés) en las aulas supone uno de los grandes retos a los que se enfrenta el sistema de enseñanza. Esa apuesta ha venido de la mano, en muchos casos, de la iniciativa del propio profesorado. La consejería aporta los medios y formula el marco para los proyectos, pero son los centros a título particular, de acuerdo con la capacitación de su profesorado y sus ganas, los que se adentran en la senda del plurilingüismo.

El debate sobre la reforma del actual sistema de tres modelos lingüísticos (euskera, castellano y bilingüe) podría deparar a corto plazo una apuesta aún mayor por el avance de la lengua inglesa. Pero hasta que llegue ese momento, unos centros van haciendo camino.

Un instituto de Bilbao fue el primero en poner en marcha la experiencia en Bachillerato en el curso 2000-2001
"Los estudiantes responden si reciben los estímulos adecuados", dice una profesora de inglés

Primero fue el programa de introducción temprana del inglés a partir de los cuatro años. En 1996, Educación realizó la primera convocatoria de forma experimental con 20 centros. Sin embargo, todos los colegios que presentaron una solicitud para participar y no fue aceptada decidieron poner en marcha el proyecto bajo su responsabilidad y con los recursos que tenían.

Para regular la situación y ofrecer una enseñanza de calidad y homogénea, la consejería creó un equipo de asesores que elaborasen material curricular. A partir de ahí, la penetración del inglés ha sido constante. En Primaria y Secundaria se utiliza para impartir algunos contenidos curriculares, pero el mayor exponente actual son los 18 centros de Secundaria y Bachillerato citados. En el caso de Secundaria, los centros que toman parte en el programa ideado por el departamento deben impartir un mínimo de siete horas semanales en euskera y otras tantas en inglés. En Bachillerato, se exige que como mínimo un 25% de las materias se imparta en euskera y otro 25% en inglés.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El instituto Botica Vieja, de Bilbao, fue el primero en poner en marcha la experiencia en Bachillerato en el curso 2000-2001. Y prácticamente seguido fue el Antigua-Luberri, en San Sebastián, que ofrece el trilingüismo en las ramas de Humanidades y Ciencias Sociales y Ciencias de la Naturaleza y de la Salud. Xabier Alberdi es profesor de Geografía e Historia en Antigua-Luberri. Éste es su segundo año en el centro en que imparte su especialidad en inglés. El miércoles pasado tocaba la Guerra Civil. Todas las explicaciones se dan en inglés. La clase discurre con tanta normalidad con si se impartiese en castellano o en euskera, con las preguntas y comentarios de los alumnos en inglés. "La idea de dar la asignatura en lengua inglesa era un reto", rememora Alberdi. "Al principio los alumnos, casi de forma automática preguntaban en castellano o en euskera, pero ahora no. Lo cierto es que han respondido muy bien".

Lo más complicado ha resultado trabajar con el vocabulario, con palabras que no se usan en el inglés coloquial. "Para los alumnos es un esfuerzo añadido, pero son buenos estudiantes y eso me ayuda mucho al dar clase".

Otro profesor que se encuentra cómodo dando Química y Técnicas de Laboratorio en inglés es Pablo Labraga. Como su colega, coincide en que el nivel de inglés de los alumnos es "bastante bueno". "Me ha sorprendido porque es mucho mejor de lo que he visto en otros centros. La experiencia está resultando muy positiva. Exige, sobre todo, en cuanto a vocabulario".

Las profesoras que pusieron en marcha el programa en Antigua-Luberri hace cuatro años son Eva Insausti, actual jefa de estudios, y Pilar Ibáñez, quien dio clases a la primera promoción. Insausti recuerda cómo empezó todo: "Unos cuantos profesores vimos la oportunidad de poner en marcha la experiencia plurilingüe dadas las características del alumnado. Dentro de la diversidad, vimos que había un alto porcentaje que podía responder al proyecto, que pedían más. Tenían un nivel alto y, si no se les ofertaba algo interesante, se podían quedar estancados".

Antigua-Luberri es un centro con gran motivación hacia el inglés y los idiomas en general. Además del Bachillerato trilingüe, cuenta con intercambios frecuentes de alumnos con colegios de Alemania y dispone de un ayudante lingüístico (un profesor extranjero que refuerza las clases). Pilar Ibáñez, por su parte, incide en la importancia de que la Administración planifique a largo plazo ante el previsible aumento del alumnado. "Se trata de dar todas las oportunidades posibles a los estudiantes porque ellos responden si reciben los estímulos adecuados", dice.

Frente a la realidad de la escuela pública se encuentra la de la privada concertada, representada especialmente por la Federación de Colegios Cristianos-Kristau Eskola y por la Confederación de Ikastolas. La confederación fue la primera en introducir el inglés a los cuatro años (en el curso 90-91), lo que le ha valido algunos premios. En los últimos cursos de Educación Secundaria todas las ikastolas imparten alguna asignatura en inglés, preferentemente la de Ciencias Sociales. En Kristau Eskola también está extendida la experiencia.

Pablo Labraga imparte clase de Química en inglés a alumnos del centro Antigua-Luberri.
Pablo Labraga imparte clase de Química en inglés a alumnos del centro Antigua-Luberri.JAVIER HERNÁNDEZ

Regresa el francés

Rosa Aliaga es la responsable del programa de educación multilingüe dentro del Departamento de Educación y ha estado desde el primer momento al frente de toda la experimentación. El punto de partida, según ella, es la formación del profesorado. El perfil idóneo es el de un profesor especialista en una materia con un nivel de inglés suficiente. Después, el departamento se encarga de darle la formación en competencia lingüística para desarrollar actividades que no domina tan bien como en euskera o castellano.

Para participar en la experiencia plurilingüe, el alumno lo pide y se le examina de nivel de euskera e inglés, pues el lema del programa es del bilingüismo al trilingüismo.

Al margen del inglés, el departamento se halla inmerso en estos momentos en otro proyecto. Después de años condenado al ostracismo, el idioma francés, que hace dos décadas era el preponderante, vuelve a asomar la cabeza. Lo hace de manos de la Embajada francesa en España, que ha realizado una oferta a todas las comunidades de la zona norte para promover la lengua, y no sólo para conocer su gramática, sino para que sea el idioma vehicular de alguna asignatura.

Educación está estudiando la forma de meter en el primer ciclo de Secundaria una materia impartida en francés. Por ahora, se está sondeando qué institutos podrían hacerlo. "Aún no hay nada firmado", puntualiza Aliaga.

De momento ya hay un serio candidato: el centro Antigua-Luberri, en San Sebastián. "Es muy probable que el curso que viene lo implantemos por profesorado y por experiencia. Sería en la asignatura alternativa a la religión", señala la jefa de estudios del centro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS