Bruselas congelará los fondos para salud, cultura y juventud hasta el año 2013

El Parlamento, el Consejo y la Comisión negocian la distribución del gasto comunitario

Los fondos destinados a salud, protección de los consumidores, cultura y juventud se mantendrán congelados en la Unión Europea durante los próximos siete años. El estancamiento de este tipo de recursos, que afectan directamente a los ciudadanos, preocupa al presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, al considerar que dificulta su acercamiento al proyecto europeo. Representantes de la Comisión, el Parlamento y el Consejo examinaron ayer por primera vez el documento que recoge la distribución detallada de los gastos para los próximos siete años.

Durante las próximas semanas, las tres instituciones intentarán alcanzar un acuerdo que satisfaga la pretensión del Parlamento de aumentar el volumen aprobado por la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del pasado diciembre, que quedó establecido en 862.363 millones de euros para los siete años (2007-2013). Esta cifra significó un recorte sustancial a la propuesta inicial de la Comisión (994.300 millones de euros) y a la aprobada por el Parlamento (974.800 millones).

El Parlamento aspira a aumentar el presupuesto unos 5.000 millones de euros más. Debido a que el margen de maniobra es muy limitado -las cifras globales de cada capítulo y el volumen total ya fueron establecidos por el Consejo en diciembre-, el forcejeo por la distribución de las partidas cobra una especial relevancia.

La propuesta detallada, que fue aprobada por la Comisión el 14 de febrero, limita el gasto para salud y protección de los consumidores a 80 millones de euros para 2013, lo que equivale, en la práctica, a una congelación de la partida, que crece sólo el 2% con respecto a 2006. En 2007 se reduce incluso a 57 millones de euros.

Los recursos destinados a cultura, juventud y ciudadanía también se estancan y pasan de 176 millones en 2007 a 179 millones en 2013, lo que significa un mínimo crecimiento del 1%. La cuantía global dedicada a ciudadanía se reduce el 8% entre 2006 y 2007. Las cifras son en términos reales, considerando una inflación anual del 2%. El gasto total de este capítulo -que globalmente incluye también libertad, seguridad y justicia- durante los próximos siete años ya había registrado un fuerte recorte del 30% respecto a la propuesta inicial de la Comisión Europea.

Preocupación de Barroso

El pasado 1 de febrero, Durão Barroso dirigió una carta al presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, en la que le manifestaba su preocupación por la congelación de estos gastos. "Me gustaría", decía Barroso, "llamar particularmente la atención a las acciones dirigidas directamente a los ciudadanos, especialmente en el campo de la cultura, la juventud, salud pública y protección de los consumidores; éste es el único capítulo del presupuesto donde parece claro que si no se produce un cambio, las cantidades disponibles para 2007 serán más bajas que las previstas en el presupuesto de 2006".

En su misiva, Barroso añadía: "En el momento en que estamos buscando acercar más los ciudadanos a Europa, considero difícil de justificar este enfoque. Por esto, creo necesario un esfuerzo adicional en este campo si queremos cumplir nuestros compromisos". Otra línea que sufre recortes es la agenda de la política social, dentro del capítulo de competitividad para el crecimiento y el empleo, que se reduce en un 14%.

En las negociaciones entre las tres partes, la Comisión quiere aumentar los recursos disponibles para actuaciones imprevistas, especialmente en acciones externas de la UE. El llamado "instrumento de flexibilidad", que agrupa los fondos para este tipo de actuaciones, cuenta actualmente con 200 millones de euros y la petición de la Comisión es elevarlo a 700 millones.

Los recursos para Política Exterior y Seguridad Común, que en 2006 ascienden a 99 millones de euros, pasarán a 160 millones en 2013. A pesar del sustancial incremento del 62%, los Estados consideran insuficiente este aumento para atender los crecientes compromisos de actuación exterior de la Unión.

Los recursos dedicados al proyecto Erasmus y al aprendizaje a largo plazo pasan de 676 millones en 2006 a 950 en 2013, lo que representa un crecimiento del 40%. La propuesta aumenta en un 75% los recursos destinados a los programas de investigación y desarrollo, que ascenderán a 8.851 millones de euros en 2013. En cambio, se recortan los fondos destinados a Desarrollo Rural, que deberían dedicarse a modernizar la agricultura y que pasan de 10.544 millones de euros en 2006 a 9.253 en 2013.

Las negociaciones continuarán las próximas semanas con el objetivo de que las cuentas sean aprobadas en el minipleno del Parlamento a finales de abril. La comisaria de Presupuestos, Dalia Grybauskaité, advierte que "está en juego la credibilidad y la efectividad de la ampliación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de febrero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50