Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores pide a EE UU que impida a la empresa Odissey la recuperación de un tesoro hundido en la bahía de Algeciras

El Ministerio de Asuntos Exteriores reclamó ayer a la Embajada de Estados Unidos que ordene la suspensión "inmediata" de las actividades del buque de la empresa cazatesoros norteamericana Odissey Marine Exploration, que rastrea las aguas de la bahía de Algeciras (Cádiz) los restos del galeón inglés Sussex, hundido en 1694 con un valioso cargamento de oro y plata. Con esta comunicación, el Gobierno central respalda la negativa de la Junta de Andalucía a permitir que este barco pueda extraer restos de éste u otros naufragios en aguas territoriales españolas sin un proyecto de investigación arqueológica que esté supervisado por la Comisión de Patrimonio Histórico y la Dirección General de Bienes Culturales.

El Sussex lideraba la flota británica en el siglo XVII. Zozobró en medio de una tormenta con 500 hombres a bordo. Los historiadores calculan que este barco, de 48 metros de eslora, transportaba nueve toneladas de monedad de oro, valoradas entre 388 y 3.100 millones de euros.

La empresa Odissey y el Ministerio de Defensa del Reino Unido han llegado a un acuerdo para recuperar estos restos. Los responsables estadounidenses obtuvieron el 28 de julio del año pasado una autorización del Gobierno español para una misión que fue presentada como de exploración marítima.

Sin embargo, ahora Exteriores considera que Odissey "está incumpliendo las condiciones establecidas, que limitaban la campaña de investigación marina a la identificación del pecio del navío y no a su rescate".

El abogado de la empresa estadounidense en España, José Luis Goñi, afirmó ayer que no han recibido ninguna comunicación oficial de Exteriores, al tiempo que sostuvo que la Junta de Andalucía "no tiene competencias" sobre este asunto, por lo que calificó de "absurda" la posición de la Consejería de Cultura que, a su juicio, "puede causar graves daños que serán reclamados posteriormente". "Se trata de una operación del Gobierno británico sobre un barco de su propiedad por lo que poco va a poder hacer la Junta con su rechazo", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 2006