Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas ratifica la equiparación del idioma español al maltés y al eslovaco

La Comisión Europea mantiene que todas las lenguas de la Unión son iguales "independientemente de si sus hablantes son 40 millones o 400.000 . Por tanto, es lógico que el español, el eslovaco, el neerlandés, el sueco y las demás lenguas oficiales tengan el mismo trato". Según la Comisión, prueba del valor que se da a las lenguas en las instituciones es que "los hablantes de catalán, euskera y gallego pueden comunicarse con la UE en sus lenguas".

La ratificación de la Comisión en su política de reducir en un 33%, hasta 67, el número de traductores de su servicio de español, calificada de "medida drástica" por el propio Ejecutivo comunitario, le fue comunicada ayer al eurodiputado socialista español Carlos Carnero por Jan Figel, el comisario eslovaco de Multilingüismo. "La respuesta de la Comisión no es de recibo", indica Carnero, que subraya cómo la Comisión compara el español con cualquier otra lengua que no sea el inglés (122 traductores), el francés o el alemán (126 traductores cada una). Eslovaquia tiene 5,4 millones de habitantes.

"La Comisión olvida que con la reducción de traductores introduce diferencias entre lenguas", al reservar los números más altos de efectivos para las tres grandes. "El comisario ignora la realidad de que el español es la lengua de más crecimiento en la Unión y a escala internacional. En el ámbito de las relaciones exteriores, el español es más útil que el alemán".

Carnero cree que Gobierno, parlamentarios y sociedad civil de España deben actuar "para evitar que nuestra lengua se vea capitidisminuida". Su intención es reclamar que, como europarlamentario, todas las comunicaciones y propuestas de la Comisión le sean remitidas en español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de enero de 2006