270 obras revisan 600 años de historia de la Corona de Aragón

El convento de El Carme de Valencia acoge la exposición de la Generalitat y el Gobierno

Un manuscrito de 1137 atestigua cómo Ramiro II, rey de Aragón, entregó a Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, a su hija Petronila como esposa junto con todo su reino. Es el origen de una unión dinástica y del recorrido de la exposición La Corona de Aragón. El poder y la imagen de la Edad Media a la Edad Moderna, que se inauguró el lunes en el antiguo convento de El Carme, en Valencia, organizada por la Generalitat, el Ministerio de Cultura y Seacex.

La exposición, que se exhibe hasta el 17 de abril, contiene un total de 270 objetos procedentes de un centenar de instituciones nacionales e internacionales. La mayor parte de los préstamos procede de los territorios que formaron la Corona de Aragón, las actuales comunidades de Valencia, Baleares, Cataluña y Aragón, entre otros enclaves mediterráneos como Sicilia o Nápoles. Hay también obras del Museo del Prado, como el lienzo de Buonaventura de La batalla de Almansa; o del Louvre de París, como el cáliz del conde de Mallorca.

Pinturas, esculturas, tapices, códices, mapas, piezas de orfebrería, heráldica, numismática o sigilografía componen la muestra. Se exhiben una señal real cuatribarrada del siglo XIII, un retrato de Fernando el Católico, un báculo del papa Luna, o incluso, piezas en litigio, como el frontal y el cuenco árabe de la diócesis de Lleida y reclamadas por la de Barbastro-Monzón.

Los objetos canalizan el simbolismo del poder y de las principales fuerzas sociales y espirituales del proceso histórico que concluyó en 1715 con los decretos de Nueva Planta de Felipe V (presentes en la muestra), que significaron la extinción legal de la Corona de Aragón.

La comisaria, Carmen Morte, historiadora de la Universidad de Zaragoza, ha dividido en cuatro bloques cronológicos la exposición que ocupa las dos salas temporales (además de un altillo practicado en la planta baja) del antiguo convento de El Carme. El montaje es ambicioso y complejo, por momentos laberíntico.

El primer periodo atiende a Los orígenes y abarca de 1137 a 1213, a partir de la unión dinástica entre el reino de Aragón y el Condado de Barcelona. El segundo, La expansión (1213-1412), refleja la conquista de Mallorca, Valencia y Sicilia, y concluye con la incorporación de Cerdeña a la Corona.

El tercer bloque, Esplendor y conflictos (1412-1516), repasa la introducción de la dinastía de los Trastámara y el liderazgo de la Corona de Aragón como primera potencia mediterránea y uno de los principales Estados europeos. El cuarto y último periodo, Pervivencia en la monarquía de los Austria (1516-1715), recorre la historia hasta el final de la Guerra de Sucesión Española entre los seguidores de los borbones y de los austrias.

Se trata de la "exposición del año", según afirmó la ministra de Cultura, Carmen Calvo en el acto de inauguración, que presidió junto a los presidentes valenciano, Francisco Camps, y aragonés, Marcelino Iglesias. La "muestra devuelve muchas verdades a todos los españoles acerca de su diversidad cultural y de su memoria histórica", añadió la ministra.

Es, además, la exposición más importante sobre el periodo que abarca toda la Corona de Aragón, destacó el codirector científico y promotor de la iniciativa, el historiador de la Universidad de Barcelona, Ernest Belenguer. "Es una exposición histórica que analiza la sociedad de la época a través del arte", apuntó el otro director científico, ex director del Seacex y asesor del Consorci de Museus, Felipe Garín. El director general de Cooperación del ministerio, Carlos Alberdi, incidió en la salud democrática que representa revisar la historia.

La exposición se exhibirá también en la ciudad italiana de Palermo, capital de Sicilia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de enero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50