Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Carta abierta a Esperanza Aguirre

Muy señora mía: hace algunos días recibí su amable carta en la que me dice que se están construyendo ocho nuevos hospitales, entre ellos el nuevo hospital Puerta de Hierro en Majadahonda, que, según nos dice, "será uno de los hospitales tecnológicamente más avanzados de Europa". Quisiera hacerle saber la alegría que me produce este hecho, aunque se me ocurren otras maneras de mejorar aún más la asistencia sanitaria.

En primer lugar, a los vecinos de Cercedilla nos resulta difícil de entender que tengamos en nuestro pueblo un hospital como es el de la Fuenfría, dedicado exclusivamente a enfermos terminales. No entendemos que, para cualquier urgencia, tengamos asignado el hospital Puerta de Hierro, cuando tenemos un hospital tan cerca.

En segundo lugar, nos conformaríamos con que el hospital de El Escorial, al que sí podemos acudir para nuestras urgencias, tuviera más medios. En realidad, nos conformaríamos con que hubiera médicos de todas las especialidades, con una tecnología corrientita. Y no que llegue una persona accidentada y sea atendida por un ginecólogo. La atención del facultativo fue modélica, pero los medios del hospital son ciertamente tercermundistas.

En tercer lugar, por lo que respecta a las consultas externas, y dada la radialidad del transporte público, trasladar el hospital Puerta de Hierro desde Moncloa hasta Majadahonda no supone acercarlo, sino alejarlo, y mucho. Excursión gentileza de la Comunidad de Madrid para aquellos ancianos que no tengan un familiar o amigo que pueda acercarles en su coche. Muchas gracias, señora Aguirre, por pensar en nuestros mayores.

Finalmente, querría manifestar el mal sabor de boca que produce el ver en esta zona algunos que fueron grandes hospitales de tuberculosos y hoy llevan camino de convertirse en ruinas. Y esto es todo, señora Aguirre. Muchas gracias por su cartita y feliz Año Nuevo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2006