Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE CATALUÑA

El Gobierno ofrece incluir en el Estatuto la supresión del peaje en algunas autopistas

Los presupuestos públicos sufragarían la recuperación del uso gratuito de determinados trayectos

El Gobierno central ofrecerá a los partidos políticos catalanes que aprobaron el proyecto de Estatuto incluir una disposición adicional en el articulado o regular por ley la creación de un fondo económico para rescatar determinadas concesiones de autopistas de peaje en Cataluña para su uso gratuito. Los peajes liberados de pago por el Gobierno serían aquellos que no tengan alternativa y la medida será generalizable al resto de comunidades. De hecho, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero prometió hace unos meses suprimir el peaje del puente de Vigo.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que ya ha conseguido el compromiso de creación de un fondo con esta finalidad en los Presupuestos para 2006, ha aplaudido la propuesta del Gobierno pero ha advertido al PSOE de que esta dotación económica no puede servir como "excusa" para rebajar las expectativas sobre el nuevo sistema de financiación.

Al principio de la legislatura, Esquerra hizo llegar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y al PSOE un documento sobre los déficit económicos de Cataluña. El informe incluía tres puntos: el déficit de la sanidad, el de la educación y los peajes de autopistas. El primero quedó resuelto tras el pacto alcanzado entre todas las comunidades autónomas en la segunda sesión de la Conferencia de Presidentes, el pasado septiembre, y que supondrá un desembolso para el Ejecutivo central de 1.700 millones de euros (625 millones correspondientes a Cataluña).

Sobre el déficit educativo, Esquerra Republicana de Catalunya reclama para la Generalitat 90 millones de euros después de que el anterior Gobierno, del Partido Popular, declarara gratuita la educación infantil sin traspasar los recursos económicos correspondientes a las autonomías. El PSOE, por el momento, se niega a efectuar este traspaso.

El rescate de los peajes de autopistas fue una condición sine qua non que Esquerra Republicana de Catalunya impuso a los socialistas para respaldar los Presupuestos Generales del Estado para 2006. Al final, el PSOE se avino a crear un fondo económico pero con ciertas condiciones.

Rondas de circunvalación

Así, los rescates no afectarían -tanto en Cataluña como en el conjunto de España- a todos los tramos de autopistas. Sólo se liberarían los denominados peajes maduros, es decir, los que han alcanzado un grado de amortización casi total; los situados en vías con una alta intensidad de tráfico y sin tramos alternativos, y los ubicados en zonas metropolitanas cuando el peaje esté situado en un cinturón o ronda de circunvalación.

En estos supuestos se encuentran la mayoría de peajes de Cataluña, uno en Aragón e incluso el del puente de Vigo, que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió a suprimir en la última campaña electoral autonómica gallega ante el entonces candidato socialista a presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.

El fondo de rescate todavía no dispone de dotación presupuestaria para 2006 porque el PSOE prometió a Esquerra negociarlo en los próximos meses. Ahora, el Gobierno propondrá como fórmula más previsible a las formaciones que votaron a favor de la propuesta de reforma del Estatuto en Cataluña (PSC, Convergència i Unió, Esquerra Republicana e Iniciativa) incluir en el nuevo Estatuto, mediante una disposición adicional, el rescate de estos peajes.

Por el momento, sólo ERC conoce la propuesta gubernamental. Los republicanos aplauden la idea pero han advertido a La Moncloa de que la creación de este fondo económico -por mucho que pueda estar incluido en el futuro Estatuto de Cataluña- no debe ir en detrimento del nuevo sistema de financiación. "Que no intenten colarnos el fondo de rescate de peajes a cambio de que rebajemos nuestras demandas en materia de financiación", comentaron ayer fuentes de Esquerra a este periódico.

No obstante, las mismas fuentes destacaron los significativos avances que están produciendo las negociaciones sobre el modelo de financiación. "El Gobierno ya ha asumido que Cataluña no puede bajar posiciones en cuanto al nivel de riqueza después de aportar al Estado los recursos de solidaridad interterritorial", agregaron los republicanos. El presidente del Gobierno ha reconocido en declaraciones públicas el esfuerzo económico que realiza Cataluña.

El Ejecutivo central también ha aceptado otras propuestas de Esquerra, como la de incrementar las inversiones del Estado en la comunidad autónoma. En esta línea se sitúa, por ejemplo, el esfuerzo inversor en el aeropuerto de El Prat para que las instalaciones de Barcelona puedan competir con las del aeropuerto madrileño de Barajas y pueda servir para redistribuir pasajeros hacia otros destinos. Esta propuesta de Esquerra Republicana es una reclamación asumida también por numerosas instituciones catalanas, como el Ayuntamiento de Barcelona. La pretensión es seguir el modelo italiano, en el que Roma compite con Milán. Con la nueva terminal y el permiso del organismo estatal AENA, el aeropuerto de Barcelona podría tener una mayor capacidad para vuelos internacionales, de la que ahora carece.

No obstante, la mayoría de instituciones y partidos catalanes reclaman que la Generalitat, e incluso el Ayuntamiento, pueda participar en la gestión del aeropuerto. En el proyecto de nuevo Estatuto se prevé el traspaso al Gobierno catalán de esa gestión mediante el artículo 150.2 de la Constitución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005