Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE CATALUÑA

Zapatero insiste en que el término nación no puede ir en el Estatuto

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha insistido a los negociadores socialistas del proyecto de Estatuto de Cataluña, en tramitación en el Congreso, que no aceptará la denominación de Cataluña como nación, tal y como figura en el primer artículo de dicha propuesta de reforma, según aseguran fuentes del entorno presidencial.

La denominación de Cataluña se presenta, junto con el modelo de financiación, como uno de los aspectos más complicados de la negociación del proyecto del Estatuto, según admiten fuentes próximas a la negociación.

El Gobierno ha descartado, también, otra fórmula posible, que se barajó en un momento determinado: la fusión de los dos primeros apartados del primer artículo del proyecto de Estatuto. Dichos apartados son:

"1. Cataluña es una nación.

2. Cataluña ejerce su autogobierno mediante instituciones propias, constituida como comunidad autónoma de acuerdo con la Constitución y el presente Estatuto".

Con dicha fórmula, se lograría combinar la pretensión de los partidos catalanes de denominar a Cataluña como nación, pero atenuarla, a su vez, al denominarla como comunidad autónoma, dentro de la Constitución. Las fuentes del entorno presidencial consultadas afirman que el presidente del Gobierno tampoco acepta esta fórmula.

Zapatero, al principio del debate sobre el futuro Estatuto de Cataluña, no otorgó mayor importancia a la denominación de Cataluña ya que las constituciones de países de nuestro entorno, como Francia y Alemania, no se definen como nación sino que apelan a la soberanía del pueblo.

Sentimientos encontrados

Pero Zapatero ha decidido cerrar la posibilidad de definir a Cataluña como nación ante los sentimientos encontrados que ha provocado esa posibilidad. En su última entrevista, concedida hace una semana a Antena 3, ya adelantó que no le gustaba esa fórmula porque para muchos españoles la única nación es España.

Por otra parte, el Grupo Parlamentario Popular quiere que durante la tramitación de la propuesta de reforma del Estatuto de Cataluña comparezcan en el Congreso expertos constitucionalistas para que opinen sobre el texto legislativo que propone el Parlamento catalán. "Nos parece que el hecho de que estas aportaciones se puedan realizar en comisión lo único que podrían hacer es enriquecer el debate. Un debate que se quiere hacer de la forma más oculta", declaró el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, para justificar su petición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005