_
_
_
_
Reportaje:

El Baix Llobregat agrícola existe

La Feria de la Purísima de Sant Boi dedica un espacio a las hortalizas con denominación de origen de la comarca

A pesar de los pesares, en pleno siglo XXI, la agricultura se mantiene en el Baix Llobregat. En la década de 1980 todo parecía indicar que iba a menos, pero el sector primario ha sabido encontrar su lugar gracias a la promoción de un conjunto de productos cuyo consumo y prestigio va cada vez a más. Desde ayer y hasta mañana, pueden observarse los resultados del trabajo de los payeses de la comarca en la Feria de la Purísima de Sant Boi, que en su 59 edición ha creado un nuevo espacio, la Carpa Fresca, que se suma a la tradicional Exposición de Frutas y Verduras, para dar a conocer los productos con denominación de origen. La exhibición va acompañada de una degustación de los mismos, la mejor forma para que el público compruebe las virtudes todos sus atributos.

El Parque Agrario tiene una superficie de 3.300 hectáreas pertenecientes a 14 municipios

El Ayuntamiento de Sant Boi aprovechará la feria, la segunda de mayor tradición en la comarca, y que cada año visitan cerca de medio millón de personas, para reclamar de nuevo la Indicación Geográfica Protegida para la alcachofa del Baix Llobregat. Esta hortaliza se suma a otras especialmente preciadas en el territorio como los puerros, los ajos tiernos y las habas, cuyo crecimiento y sabor están favorecidos por las características del terreno en esta zona deltaica del río Llobregat. Los restaurantes de la comarca y de Barcelona incluyen en sus platos estos ingredientes acompañados de la explicación de su origen como marca de calidad. La iniciativa parte de la voluntad de promocionar los vegetales más valorados del territorio y de emplearlos en una gastronomía con personalidad propia.

Pero para llegar a este punto, los payeses han tenido que trabajar duro. Primero para mantenerse frente al avance de la industria sobre sus campos y, posteriormente, afrontar la aún más férrea presión inmobiliaria. Su supervivencia se aseguró finalmente en 1998 con la creación del Parque Agrario, una reserva de terrenos para que el sector continúe con su actividad. La institución vela por el mantenimiento y la protección de más de 3.300 hectáreas de la zona agrícola pertenecientes a 14 municipios del sur del Baix Llobregat. En su gestión participan el Consejo Comarcal, la Diputación de Barcelona, el sindicato Unió de Pagesos y los consistorios de las poblaciones cuyo territorio integra (Sant Boi, El Prat, Sant Joan Despí, Sant Feliu, Molins de Rei, Pallejà, El Papiol, Castelldefels, Cornellà, Gavà, L'Hospitalet, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Viladecans).

Los productores del Parque Agrario son básicamente pequeñas empresas familiares o payeses individuales. El clima, la tierra y el procedimiento de cultivo que siguen los payeses son los elementos que, según los promotores del proyecto, hacen que las alcachofas, los puerros, los ajos tiernos y las habas de la zona tengan una excelente calidad.

Además de la Carpa Fresca, la Fira de la Puríssima albergará la Feria de Jardinería, la Muestra de Ganado (que incluye un taller infantil de granja) y la Feria de Artesanía, las más tradicionales. Otras actividades que generan expectación son el concurso de perros pastores y el de cortadores de jamón ibérico, que se celebró ayer, el de arrastre de peso con caballos (mañana a las 10.00) y el de agilidad canina (mañana a las 11.00). En la zona de feria comercial participan este año más de un centenar de expositores y de entidades.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_