Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado aprueba que el sistema sanitario financie los métodos para dejar de fumar

La ley antitabaco quedó ayer aprobada en el Senado por práctica unanimidad (hubo un voto en contra por error), pero con una modificación sustancial a la que se opuso el PSOE. Los votos del PP y CiU (los socialistas están en minoría en esta Cámara) sirvieron para incorporar una enmienda que obliga al Sistema Nacional de Salud a financiar todos los métodos y tratamientos para dejar de fumar, como los parches de nicotina. Los socialistas están convencidos de que el Congreso, órgano al que regresa ahora la ley modificada, echará atrás este apartado que, según el senador socialista Juan José Palacio, podría suponer un coste de más de 3.000 millones de euros a la Administración central y sobre todo a las comunidades autónomas, que tienen transferida esta competencia.

Otra modificación que se incorporó y tiene visos de prosperar, porque fue aprobada con el apoyo de todos los grupos, es la que amplía de uno a tres años el tiempo que habrá que esperar para que la prohibición total de la publicidad o patrocinio del tabaco en las competiciones deportivas alcance al motor.

Fórmula 1 y motociclismo

Podrá haber publicidad de tabaco en los monos, los cascos y los vehículos de competición otros tres años. La Fórmula 1 y el motociclismo habían presionado para una prórroga mayor y, pese al evidente malestar de los senadores, se aprobó esta reforma. El socialista Palacio, muy molesto, se negó a comentar esta enmienda presentada con la firma de su grupo. El PP echó balones fuera y culpó a los otros grupos, aunque también la apoyó, y el senador de la Entesa Ramón Espasa admitió que no le gustaba la ampliación pero apeló a los intereses económicos que podían verse afectados porque hay contratos ya firmados por varios años.

El PP también logró, con apoyo de CiU, ampliar de 8 a 18 meses, el plazo del que dispondrán los restaurantes y bares para adaptarse a la prohibición y dividir sus salas, y un cambio del adverbio que acompaña a la obligación de compartimentar las zonas de fumadores. El PSOE proponía "completamente" y el PP "adecuadamente", sin más concreción. Se aprobó este último, aunque también se modificará previsiblemente en el Congreso. Además se reformó con apoyo de todos que los menores puedan entrar en los bares donde se fuma, pero sólo a la zona de no fumadores. La ley vino del Congreso con una prohibición total.

No se aprobó la propuesta de CiU, PNV e IU para que en las empresas, donde estará completamente prohibido fumar a partir del 1 de enero, haya al menos una sala de fumadores. PSOE y PP se opusieron. Palacio auguró que con esta ley restrictiva en unos años se pasará del 30% actual de fumadores a un 10%, y recordó que cada hora mueren en España seis personas por tabaquismo, 50.000 al año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005