Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA EDUCATIVA

Una enmienda a la LOE somete "a derecho" el despido de los profesores de religión

La Comisión de Educación tomó la decisión a instancia del PNV y sin votos en contra

En la madrugada de ayer el Congreso acordó un cambio radical en el régimen laboral de los profesores de religión. Contratados y pagados hasta ahora por el Estado, pero seleccionados cada curso por los obispos, que podían despedirlos sin motivo, estos docentes estarán amparados en el futuro por el Estatuto de los Trabajadores y serán seleccionados "mediante criterios objetivos de igualdad y mérito". La ley retira a la Iglesia su condición de "empleador", que disgustaba a los prelados. La remoción de estos docentes "se ajustará a derecho", dice la enmienda aprobada sin votos en contra.

La enmienda que finalmente pasará al Pleno parlamentario, entre las varias presentadas, fue promovida ante la Comisión de Educación por el PNV y lleva el sello de la Federación Estatal de Profesores de Religión (FEPER), cuyo vicepresidente, Luis Guridi, expresó ayer su " satisfacción plena". Fue aprobada con 23 votos a favor (PSOE, ERC, PNV, IU-IV, CC y Grupo Mixto), y 16 abstenciones (PP y CiU). La propuesta retira a la Iglesia católica su condición de empleador de estos docentes, como contemplaba el proyecto inicial, pero la impone exigencias hasta ahora rechazadas por los obispos. Dice: "Los profesores que impartan la enseñanza de las religiones deberán cumplir los requisitos de titulación establecidos para las distintas enseñanzas reguladas en la presente Ley, así como los establecidos en los acuerdos suscritos entre el Estado Español y las diferentes confesiones religiosas. [Los profesores] lo harán en régimen de contratación laboral, de conformidad con el Estatuto de los Trabajadores, con las respectivas Administraciones competentes".

En otro apartado se dispone que la regulación del régimen laboral de estos docentes "se hará con la participación de los representantes del profesorado" y que "se accederá al destino mediante criterios objetivos de igualdad, mérito y capacidad". Un apartado final dispone que "en todo caso, la propuesta para la docencia corresponderá a las entidades religiosas y se renovará automáticamente cada año"; que la determinación del contrato, a tiempo completo o a tiempo parcial según lo que requieran las necesidades de los centros, "corresponderá a las Administraciones competentes", y que "la remoción, en su caso, se ajustará a derecho".

En los últimos años se han producido decenas de sentencias judiciales en varias comunidades autónomas por despidos nulos o improcedentes acordados por los obispos por causas como casarse por lo civil, participar en huelgas legales o no ir a misa. El Tribunal Constitucional tiene pendientes de resolución varias cuestiones de inconstitucionalidad elevadas, entre otros órganos, por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

"Se acaban los abusos"

"Con la nueva Ley desaparece la inestabilidad y el desasosiego constante ante una posible pérdida arbitraria de trabajo, y se acaban los abusos de que han sido objeto estos trabajadores. En adelante, se les aplicarán los deberes y derechos del Estatuto de los Trabajadores con todas sus consecuencias, y bajo las garantías de respecto y dignidad personal, con contratos dignos porque se actuará conforme a derecho. La tozudez de los hechos al final se imponen. La FEPER y sus miembros hemos sido difamados y perseguidos. Ahora se reconoce nuestro esfuerzo. Damos por buenos todos esos esfuerzos, porque todo está bien si termina bien", declaró Guridi. El dirigente de FEPER pidió a la jerarquía católica que "acepte de buen grado estas modificaciones y cumpla con el Estado de Derecho".

El portavoz del PNV en la Comisión de Educación, Aitor Esteban, dijo que "se ha dado la vuelta al calcetín" en la situación de los profesores de religión. "Esto les posibilitará estabilidad y una aproximación al régimen laboral del resto de los docentes. Ya no podrán ser retirados tras una decisión subjetiva de la Jerarquía". Esteban se felicitó por que estos profesores queden incluidos en el Estatuto de los Trabajadores y "puedan llegar a acuerdos con la Administración como colectivo". El diputado vasco destacó también que la Jerarquía eclesiástica no podrá ya renovar a placer el contrato de estos trabajadores sino que "sólo tienen el derecho de propuesta. "Proponen pero no autorizan. Antes quitaban y ponían e incluso decidían el destino de estos profesores", añadió.

El portavoz socialista, Raimundo Benzal, dijo: "Creemos que los derechos constitucionales están salvados; la Iglesia sigue teniendo la capacidad de propuesta". El Grupo Socialista había presentado su propia enmienda, que finalmente no defendió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2005