Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA EDUCATIVA

El PP se queda solo en su oposición frontal a la ley

Después de negociaciones que se extendieron hasta última hora, la mayoría de los grupos parlamentarios se congratularon ayer del esfuerzo realizado para sacar adelante la nueva ley educativa y muchos de ellos votaron en grupo varias de las enmiendas más conflictivas. Prácticamente todos creen que cabe margen para votar a favor la reforma educativa aunque no la hubieran redactado exactamente como queda. Todos, menos el PP, que se abstuvo o votó en contra de la mayoría de las enmiendas. Consideran que se votaron "a hurtadillas". El portavoz popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, opinó que la ley queda sólo "maquillada" y dijo que el

esfuerzo para alcanzar un acuerdo educativo más amplio debería ser "infinitamente mayor" que el realizado por el Ministerio de Educación y el PSOE.

Su homólogo socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó al PP de usar la reforma "sólo para atacar al Gobierno y añadió que ha sido "más fácil" negociar con los representantes de la escuela concertada que llegar a algún acuerdo con el PP, a quien criticó por haberse excluido del acuerdo. "No quisieron el consenso educativo cuando gobernaba ni ahora", dijo.

El PNV aún no puede comprometer su voto a favor de la ley porque algunos aspectos referidos a las competencias autonómicas no los ven del todo satisfechos. El consejero vasco de Educación, Tontxu Campos, advirtió ayer de que el artículo de la ley sobre enseñanzas comunes "podría ver sacrificada su redacción" y "no ser respetuoso" con las comunidades debido "a un interés del Gobierno por acercarse al PP". De hecho, los nacionalistas no votaron esta enmienda, que blinda en un 65% (55% para las comunidades con lengua cooficial) las enseñanzas que ha de fijar el Estado para todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2005