Trabajadores de Navantia aseguran que los barcos para Venezuela no llevan tecnología de EEUU

El comité de empresa califica de "extraña" y "cicatera" la actitud del Gobierno de Bush

El embajador estadounidense mostró asimismo su confianza en que España no culmine la venta, al entender que las nuevas dotaciones (12 aviones de transporte y patrulla, y ocho buques patrulleros de última generación) pueden suponer "un factor de desestabilización en la zona" (de influencia naval de Venezuela).

Oliva explicó que en caso de los buques, de dos series distintas, toda la tecnología ha sido desarrollada por el laboratorio de diseño del astillero gaditano y, a diferencia de los aviones comprometidos en el acuerdo, "no incluyen tecnología estadounidense". De hecho, el portavoz, aseguró que el gobierno norteamericano "puso reparos, en las primeras fases de diseño, a que las nuevas unidades contasen con tecnología americana".

Por otra parte, el presidente del comité, afirmó que el contrato está siendo negociado, desde la parte española, "por una empresa que se rige por criterios de economía privada" y concluyó que Estados Unidos "no tiene motivos para interferir en las negociaciones".

Oliva calificó de "extraña y cicatera" la actitud del gobierno norteamericano que, afirmó, "intenta ahora jugar con el futuro laboral de los trabajadores". En este mismo sentido se pronunció el alcalde de San Fernando, Manuel María de Bernando (PA), quien afirmó que "toda la tecnología ha sido diseñada por nuestro astillero" y anunció que el ayuntamiento reivindicará "con contundencia" la firma del contrato "en el corto plazo".

El programa de construcción de 8 patrulleras dará carga de trabajo hasta el año 2012. Se trata de la principal garantía de estabilidad laboral a medio plazo con que cuenta la plantilla del astillero de San Fernando, de 600 trabajadores, especializada en construcción y reparación militar y el desarrollo de yates y lanchas rápidas de aluminio.

La nueva obra garantizará el mantenimiento de la actual plantilla y "generará actividad y confianza" en el sector auxiliar, según el presidente del comité. Oliva aseguró, aludiendo a informaciones de la propia empresa española, que el acuerdo puede ser firmado el próximo lunes en Venezuela por representantes de Navantia y el ministro español de Defensa, José Bono.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En este momento la actividad de la planta se limita a la construcción de un yate de lujo y una docena de lanchas de desembarco para la Armada Española. Además, la factoría está ejecutando labores de reforma interior y mantenimiento del buque-escuela español Juan Sebastián de Elcano.

El acuerdo con Venezuela establece la construcción de dos tipos de patrulleras, una especializada en el control oceánico y otra para labores de vigilancia costera, que el ejecutivo de Hugo Chávez dedicará, según informó un portavoz, a labores de de lucha contra el narcotráfico. El propio presidente venezolano atribuyó ayer las reservas norteamericanas a la firma del acuerdo a que "no hemos negociado la compra con Estados Unidos".

Venezuela comprará a Navantia patrulleras de 87 metros de eslora, dotadas con mecanismos de rastreo del fondo marino y de investigación científica, características que se suman a las propias de la defensa naval.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS