Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad cuatro detenidos por dañar la casa natal de Franco

Unos mil nostálgicos del dictador se reúnen en la plaza de Oriente

Madrid / Santiago de Compostela

La policía de Ferrol puso ayer en libertad con cargos a los cuatro independentistas de la formación Nos Unidade Popular, detenidos por causar daños valorados en 15.000 euros al arrancar una placa conmemorativa de la casa de Ferrol en la que nació Francisco Franco. En Madrid, cerca de un millar de personas se concentraron en la plaza de Oriente para conmemorar el 30º aniversario de la muerte del dictador.

Unos 30 integrantes de Nos Unidade Popular se concentraron a las doce de la mañana de ayer, con pancartas contra Franco, ante la casa en la que nació, secundados por curiosos y vecinos. Cuatro varones, dos de Santiago y dos de Vigo, con edades comprendidas entre los 23 y los 36 años, se subieron al balcón del edificio y arrancaron la placa de mármol, que arrojaron al suelo, mientras pintaron de rosa otra de bronce que se encuentra adosada al edificio. Los cuatro fueron detenidos sin oponer resistencia y quedaron en libertad a las 17.25. El responsable de la Fundación Francisco Franco en Ferrol fue quien presentó la denuncia, que ha sido remitida al juzgado de guardia.

Por otra parte, cerca de un millar de personas, según la Policía Municipal, se concentraron ayer en la plaza de Oriente de Madrid, convocados por la Confederación Nacional de Combatientes para conmemorar el 30º aniversario de la muerte de Franco. El acto contó con la presencia del fundador de Fuerza Nueva, Blas Piñar, y de Luis Benito de Lugo, presidente de la Confederación de Combatientes. Los concentrados, que portaban banderas de España preconstitucionales, bufandas y brazaletes con los colores de la bandera española, boinas rojas tradicionalistas y uniformes falangistas, profirieron insultos contra el presidente del Gobierno, vivas a Franco y consignas como "Carrillo, asesino".

Además, cerca de 1.900 personas se dieron cita ayer en el Valle de los Caídos para conmemorar el 69º aniversario de la muerte de José Antonio Primo de Rivera y visitar la tumba de Franco, en una jornada que se desarrolló con normalidad.

Sí que hubo tensión en la concentración de unos 30 jóvenes ante la iglesia parroquial de Sant Pere de Santpedor (Barcelona) para protestar por la misa que se celebró en el templo en recuerdo de Franco y Primo de Rivera. Los jóvenes fueron increpados por algunos feligreses.

En Melilla, el Colectivo Ciudadano para la Supresión de Símbolos Franquistas criticó que la ciudad haya reubicado una estatua de Franco tras ser retirada por obras. Su portavoz, Enrique Delgado, aseguró que Melilla ya no sólo es la única ciudad de España que colocó una estatua de Franco tras su muerte, sino que 30 años después es "la única que repone su estatua después de quitarla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de noviembre de 2005