Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS MODELOS ESCOLARES EN EL PAÍS VASCO

Las dificultades de aprender vasco en los centros públicos que enseñan en castellano

La concentración de alumnos inmigrantes y de niños con necesidades educativas especiales en un reducido grupo de colegios públicos que sólo ofrecen enseñanza en castellano lleva camino de convertir a estos centros en guetos. Si ya aprender euskera en el modelo A (castellano) resulta complicado, adquirir el nivel exigido al finalizar el sistema educativo se antoja imposible en estas circunstancias. El Consejo Escolar de Euskadi

ha alertado del riesgo de que las aulas públicas de castellano se conviertan en un lugar de "marginación social y escolar", concebidas más como un "espacio asistencial" que verdaderamente educativo.

Otro elemento que suscitó conflicto en su momento fue la recomendación del Gobierno vasco de que los alumnos inmigrantes que se incorporen una vez iniciado el curso lo hagan en los modelos bilingüe o el euskaldun. Se trata, dicen, de evitar los guetos. La medida también busca acercar a los inmigrantes al euskera y facilitar así su integración en la sociedad vasca, una población que necesita subir su natalidad y rejuvenecerse.

Así son los tres modelos lingüísticos del sistema vasco:

- Modelo A. La enseñanza es íntegramente en castellano, con el euskera como asignatura, como si fuera el inglés, por ejemplo. Este modelo corre distinta suerte ya se trate de la red pública o la privada. En los centros concertados goza de prestigio, mientras que en los públicos es marginal. El progresivo arrinconamiento de la enseñanza en castellano en los colegios públicos ha llevado a recluir en unos pocos centros a los alumnos que proceden de fuera de Euskadi y demandan este idioma. La Administración está obligada a ofrecer estas enseñanzas al menos en un centro por comarca, pero en la práctica no se cumple.

- Modelo B. Bilingüe. En teoría, se debe impartir la mitad de las asignaturas en euskera y la otra mitad en castellano. Pero en algunos colegios, la línea bilingüe ha progresado hacia el modelo D, el euskaldun. Cambia en función del entorno social del colegio, unas veces hacia el castellano, pero generalmente hacia el euskera. Este curso, el 30% de los alumnos de tres años se ha matriculado en esta línea de enseñanza.

- Modelo D. La única asignatura que se imparte en castellano es lengua española. El 60% de los niños de tres años se ha inscrito este curso en este modelo. Es el que prefieren los padres euskaldunes (de habla euskera) para sus hijos, pero con el paso del tiempo ha atraído a muchos hijos de castellanohablantes. Por dos razones: el deseo de mayor integración y no perder oportunidades laborales por no saber euskera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 2005