Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA AGRARIA

Las lluvias facilitan el inicio de la campaña de siembra de cereales

La falta de humedad ha retrasado los trabajos agrícolas en todo el país

Las lluvias de estos últimos días que han puesto fin a la sequía de los últimos meses han supuesto el inicio de las tareas de laboreo en el sector agrario, fundamentalmente para la sementera de las producciones de los cereales de invierno que afecta a la mayor parte del país. La falta de humedad en la tierra estaba bloqueando los trabajos agrícolas en todas las zonas y provocando retraso en las siembras en la mitad sur de la Península.

Junto a esta noticia positiva para el sector agrario de las grandes superficies de secano, la parte negativa la constituye el hecho de que el periodo de mayor consumo de combustible por parte de la sementera se inicie este año con los precios más altos del gasóleo, con una media de 0,66 euros por litro. Los agricultores afiliados al Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social acaban de percibir la ayuda de 0,06 euros por litro y, hasta la fecha, el Ministerio de Economía no ha aprobado nuevas medidas.

Las lluvias constituyen igualmente una noticia positiva para el sector del olivar. Aunque el agua ha llegado con retraso se espera que tenga todavía algún efecto positivo en la producción de esta campaña y que se superen las 800.000 toneladas de aceite frente a las 984.000 toneladas de la campaña anterior y 1,4 millones de toneladas en la campaña precendente. El agua es indispensable para recuperar las reservas en el subsuelo de cara a la producción de la próxima campaña.

En la actividad agrícola, el agua dificulta las tareas de recolección para la remolacha en las zonas centro y Duero y, sobre todo, supone un mayor gasto por el secado para la cosecha de maíz que ya acabó en el sur pero que se inicia en la mitad norte de la Península. El agua ya no afectará negativamente a la uva de transformación, cuya recolección ya se ha terminado en la totalidad de las zonas.

Falta de pastos

Las lluvias pueden tener una gran importancia para el conjunto de zonas con diferentes cabañas de ganadería extensiva que llevan un año teniendo que alimentar los animales con pienso por falta de pastos.

Se espera que con estas aguas y una buena climatología se inicie una buena otoñada y que los animales puedan cubrir la mayor parte de sus necesidades alimentarias en el campo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 2005