Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vázquez Consuegra, premio de Arquitectura por ordenar Vigo

El proyecto recupera dos kilómetros del borde marítimo de la ciudad

Guillermo Vázquez Consuegra (Sevilla, 1945) obtuvo ayer el Premio de la Arquitectura Española 2005 por la ordenación del borde marítimo de Vigo, un proyecto "callado" -como lo define su autor- que ha recuperado para los ciudadanos dos kilómetros de litoral en pleno centro de la ciudad. El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España, que concede el galardón cada dos años, ha seleccionado el proyecto entre 120 obras presentadas por los colegios profesionales de todo el país.

Según el arquitecto, "es un trabajo riguroso, alejado de modas y extravagancias"

El proyecto de la ordenación del borde marítimo de Vigo, el más dilatado en el tiempo en la carrera del arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra, comenzó en 1995 y la construcción de la última fase finalizó en 2004.

El fallo del jurado, encabezado por el presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), Carlos Hernández-Pezzi, destaca "la extraordinaria capacidad de la obra para ocupar distintas escalas, desde el paisaje urbano a la arquitectura, pasando por el diseño del mobiliario de todos los elementos". Este galardón, que se concede cada dos años desde 1993, posee un gran valor para los arquitectos puesto que son los propios compañeros de profesión los que lo conceden. El fallo del jurado, del que formaron parte los arquitectos José Antonio Corrales y Javier García-Solera, destaca "las aportaciones del proyecto a la regeneración urbana de las zonas portuarias de la ciudad".

"El premio supone el reconocimiento de un trabajo riguroso, alejado de modas, retóricas y extravagancias. Reconocer una obra discreta en los tiempos que corren me ha parecido algo insólito que, por otra parte, me produce una gran satisfacción", afirmó ayer en Sevilla Guillermo Vázquez Consuegra, quien ya había recibido por esta obra el premio al Mejor Proyecto Urbano 2005 que concede el Colegio de Arquitectos de Galicia.

"Es una obra tan callada que siempre pensé que sólo la ciudad de Vigo iba a agradecerla. Creo que ahora Vigo ha dejado de ser una ciudad áspera para convertirse en un espacio amable para el ciudadano. Cuando en 1995 propuse al Consorcio de la Zona Franca de Vigo la peatonaliza-ción de todo el sector, exclamaron que eso era algo inviable porque allí la gente no paseaba. Decían: esto no es Sevilla, donde la gente sale a pasear. Sin embargo, con la ordenación se ha demostrado que los ciudadanos no paseaban porque no existían paseos", explica el arquitecto, quien actualmente está trabajando en el proyecto del Palacio de Justicia de Trento (Italia).

La intervención que ha obtenido el reconocimiento de los colegios de arquitectos españoles se sitúa entre dos plazas: la de Berbés, el antiguo puerto marinero, y la Estrella, que antes era la trasera de varios edificios institucionales. Además de la construcción del paseo marítimo y los jardines de Elduayen, el proyecto incluye un aparcamiento subterráneo, la Estación de Ría -para el tráfico marítimo-, una oficina de turismo, restaurantes y otros equipamientos culturales. Según la memoria del proyecto, en todo el diseño realizado por Vázquez Consuegra han prevalecido "los criterios de racionalidad y rentabilidad económica; con la elección de un material como el granito gallego que asegura la durabilidad y tiene escasos costes de mantenimiento".

En esta intervención total, donde el arquitecto se ocupa desde el urbanismo de la zona hasta del diseño de todo el mobiliario urbano, planea un deseo de "ausencia". "Es una arquitectura que no persigue una presencia física importante, sino que tiene la voluntad de ausentarse, de desaparecer en privilegio de un espacio público y humanizado", argumenta el arquitecto cuya intención última ha sido la de dotar de nuevo suelo a la ciudad gallega.

El proyecto ha contado también con la colaboración de tres artistas plásticos gallegos, Antón Patiño, Menchu Lamas y Francisco Leiro, quienes han creado obras que interactúan con el proyecto arquitectónico.

Durante los casi 10 años en los que se ha realizado la ordenación del borde marítimo de Vigo, del estudio de Vázquez Consuegra han salido, entre otros, el Museo de la Ilustración de Valencia (Muvim), abierto en 2001; la remodelación del antiguo Arsenale de Génova (Italia), que se ha transformado en el Museo del Mar, inaugurado en 2004; así como el Museo Nacional de Arqueología Marítima en Cartagena, y los Archivos Generales de Castilla-La Mancha (Toledo), ambos en fase de terminación.

Actualmente, el arquitecto sevillano está proyectando el Palacio de Congresos de Sevilla, trabaja en la segunda fase de la rehabilitación del Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia del Gobierno andaluz; ganó el concurso para construir una manzana de viviendas de protección oficial en Madrid y se ocupa de la ordenación del centro de Benalmádena (Málaga), que incluye la construcción de dos torres de viviendas.

Es la segunda ocasión, desde que en 1993 el CSCAE creó el Premio de Arquitectura Española, que el galardón lo obtiene un estudio andaluz. El primero fue para el equipo de Antonio Cruz y Antonio Ortiz por la estación de ferrocarriles de Santa Justa, de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 2005