Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS insiste en que la gripe aviar se puede convertir en una pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó ayer que existe un riesgo real de que se produzca una pandemia de gripe aviar. Para ello es necesario que el virus de la enfermedad sufra una mutación que le permita propagarse fácilmente entre humanos. El portavoz de la OMS, Dick Thompson, señaló que una pandemia podría dejar entre dos y 7,4 millones de muertos, según las estimaciones de la OMS aunque matizó que son cálculos poco fiables. La agencia de la ONU corregía así públicamente al nuevo coordinador de la enfermedad, que poco antes habló de entre cinco millones y 150 millones de muertos.

La OMS siempre ha alertado de que la pandemia es una posibilidad y ha pedido a los países que se preparen. El jueves, nombró a a David Nabarro como nuevo coordinador de la lucha contra la enfermedad, que en sus primeras declaraciones pronosticó que una pandemia podría causar entre cinco y 150 millones de muertos en todo el mundo. La cifra de 150 millones supondría triplicar la pandemia de gripe más letal de la historia, que entre 1918 y 1919 dejó unos 50 millones de muertos. Ayer fue sonoramente rectificado tras la alarma general.

"Hay una confusión evidente. no creo que el doctor Nabarro vuelva a decir una cosa semejante", afirmó el portavoz de la OMS. La agencia de la ONU sin embargo no rebajó su preocupación sobre la epidemia. En agosto pasado, Thompson explicó a EL PAÍS que la gripe aviar es ya "el embrión de una pandemia".

El virus ha llegado de Asia a Europa oriental a través de las aves migratorias. Sin embargo, aún no se ha producido el contagio directo entre personas, ni se transmite fácilmente. Para ello, el virus precisa una mutación. La OMS afirma que el cambio se puede producir en cualquier momento o dentro de unos años. "Nunca hemos visto cómo se forma una pandemia de gripe, así que no sabemos el tiempo que puede transcurrir", señaló Thompson.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005