Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acuerdo sobre Presupuestos incluirá más inversión en Cataluña, vivienda y pensiones

IU-ICV y ERC obtienen más recursos del Ministerio de Fomento y compromisos legislativos

Las apresuradas negociaciones a varias bandas del Gobierno y del PSOE con sus socios parlamentarios permitirán en breve un acuerdo político para sacar adelante los Presupuestos para 2006. El Consejo de Ministros aprobará hoy el anteproyecto tras alcanzar ayer sus negociadores un pacto casi global con las delegaciones de IU-ICV y de ERC. Los socios preferentes arrancaron así más inversión pública, especialmente de Fomento, para Cataluña, una subida del 20% en el Ministerio de Vivienda, el alza del 1% sobre el IPC en las pensiones no contributivas y algún compromiso legislativo.

El Consejo de Ministros dará hoy mismo el visto bueno al anteproyecto de Ley de los Presupuestos Generales para 2006, los segundos del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Unos presupuestos que algunos califican de "expansivos" por su previsión de crecimiento del 3,3%, con un gasto no financiero limitado de 133.947 millones de euros (un 7,6% más que los Presupuestos de este año) y unos ingresos calculados de 128.000 millones.

A las prioridades en educación, sanidad e investigación y desarrollo destacadas en distintos actos públicos durante las últimas semanas por el presidente del Gobierno se han incorporado al final una serie de partidas específicas reclamadas insistentemente en las negociaciones parlamentarias por los socios políticos. El anteproyecto llegará el martes al Congreso y entonces comenzará su trámite parlamentario, con los debates de enmiendas en comisión y pleno.

Pero la negociación política se apuró ayer hasta última hora. Por la mañana se encontraron las delegaciones oficiales del PSOE, encabezadas por José Blanco y Alfredo Pérez Rubalcaba, y la de Iniciativa per Catalunya Verds, liderada por Joan Saura. Rubalcaba cerró luego varios flecos, por su parte, con Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida, como hicieron otros dirigentes socialistas con los de Esquerra Republicana de Catalunya.

Aunque el acuerdo resultante ayer fue calificado de "global en las líneas generales" por Blanco, todos los afectados se entretuvieron luego bastante en matizar el significado electoral de esas palabras para sus respectivos partidarios. Nadie quiso dar la sensación de un exceso de entusiasmo en la victoria que pudiera situar a la otra parte como derrotada.

El PSOE, eso sí, tuvo que aceptar por ejemplo que el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y su secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, retocaran tras la cita con IU-ICV del pasado lunes varios apartados del proyecto. Los socialistas asumen así, como hizo el miércoles en el Congreso el propio Zapatero, que la cuantía de 650 millones de euros para Ayuda al Desarrollo debería computarse en el haber de IU-ICV. También se les atribuye el alza de un punto sobre el IPC en las pensiones no contributivas, el incremento del presupuesto para el Ministerio de Vivienda del 20% o inversiones de mejora en material rodante ferroviario.

Los negociadores gubernamentales y socialistas eludieron ayer por todos los medios especificar el porcentaje nuevo de inversión pública en Cataluña de los futuros Presupuestos. No querían regalar esa baza a la oposición o a otros interlocutores. Saura, sin embargo, sí intentó cuantificarla a su favor y forzó una escalada de aparentes desmentidos.

El Gobierno y sus socios aprovecharon, además, para apalabrar la presentación antes de fin de año de una serie de leyes pendientes, como la de Dependencia o la reforma educativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2005