Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa alaba el progreso del catalán en todos los ámbitos salvo el judicial

Un comité de expertos considera ejemplar la inmersión lingüística en la escuela

El progreso de la lengua catalana es "sumamente excepcional en la historia de Europa y confirma el interés especial de España en este ámbito". Así lo señala un informe del Consejo de Europa que evalúa, por primera vez, la aplicación en España de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. El documento, elaborado por un comité de expertos que visitaron España en 2004, califica de ejemplar el uso del catalán en los medios de comunicación y en el sistema educativo, pero reprocha su escaso uso en el ámbito de la justicia y en las administraciones del Estado en Cataluña.

El Consejo de Europa trabaja por la protección de los derechos humanos y la democracia, y evalúa el cumplimiento de los compromisos asumidos por sus 46 Estados miembros. España firmó la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias en 1992 y la ratificó en 2001. El informe divulgado ayer es la primera evaluación que el Consejo de Europa hace de la aplicación de esta Carta en España.

El documento, de 170 páginas, destaca el hecho de que el catalán, "una lengua regional minoritaria, que estaba oprimida hace apenas 30 años, se ha convertido en la lengua de oficio del sistema educativo en su territorio tradicional y en la primera lengua de enseñanza para la mayor parte de la última generación de jóvenes que han sido educados en Cataluña". El progreso del catalán en el sistema educativo es considerado "excelente", hasta tal punto que los expertos aconsejan trasladar el modelo de inmersión lingüística aplicado en Cataluña a las comunidades donde se hablan las otras lenguas minoritarias en España. El 88,9% de las clases en la escuela de Primaria se dieron en catalán durante el curso 1999-2000, y en Secundaria el porcentaje fue del 51,2%, según los datos recogidos en el documento.

Junto al ámbito educativo, el de los medios de comunicación es considerado también "ejemplar" por su elevado grado de utilización del catalán. El documento asegura que el catalán goza de un elevado grado de protección y sitúa a España "entre los países más firmemente comprometidos con la promoción y protección de las lenguas regionales".

Sin embargo, los expertos han observado algunas "lagunas" respecto a la evolución de las distintas lenguas minoritarias oficiales en España. Sobre el catalán, destacan su escaso uso en el terreno judicial. Según datos del Departamento de Justicia, el 21% de las sentencias se redactaron en catalán el año pasado, aunque en Girona este porcentaje es superior. "Pocos jueces y miembros del personal pueden utilizar el catalán como lengua de trabajo en los tribunales", señala el informe. "Esta situación", agrega, "constituye un gran obstáculo que a menudo desalienta a los catalanohablantes a seguir empleando su lengua en este ámbito". Ante ello, los expertos animan a tomar medidas para aumentar el personal, particularmente jueces y fiscales, capaz de usar el catalán como lengua de trabajo en los tribunales y a garantizar al acusado el derecho a emplear el catalán aun cuando domine el castellano".

También reprochan los autores del estudio la limitada utilización del catalán en las administraciones del Estado en Cataluña. Asimismo el informe recomienda una mayor protección del catalán en la denominada Franja de Ponent, en Aragón, "bajo un marco jurídico apropiado".

El presidente del Grupo Socialista en el Consejo de Europa, Lluís Maria de Puig, consideró en general "positivo" el contenido del trabajo, aunque criticó el tratamiento "poco científico y apartado de la realidad" que se da al valenciano en el documento. El texto compara el "elemento diferenciador" que existe entre el valenciano y el catalán con la relación entre portugueses y brasileño. Los expertos afirman que "las características léxicas y gramaticales de la lengua valenciana no difieren mucho de las del catalán", aunque destacan su identidad propia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2005