Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Riesgo de infarto para Merck

La farmacéutica se enfrenta a un futuro incierto ante las demandas judiciales por los efectos de su fármaco Vioxx

Merck, la tercera farmacéutica de EE UU, se enfrenta a un futuro incierto tras el primer varapalo que le asestó un tribunal de Tejas por una muerte relacionada con su antiinflamatorio Vioxx. Los analistas advierten de que los próximos 18 meses serán de gran volatilidad y alto riesgo para los inversores. Merck responde que sus cimientos son sólidos. Pero el escándalo Vioxx le está pasando factura a sus resultados y hacía nueve años que sus títulos no estaban tan bajos en Wall Street, tras caer un 40% en lo que va de año.

Hubo un día en el que Merck fue líder mundial en el sector farmacéutico. Hoy, la situación es muy distinta y su nuevo consejero delegado, Richard Clark, que sucedió en mayo al dimisionario Raymond Gilmartin, tiene una difícil papeleta. Con Gilmartin, la compañía perdió el primer puesto en el ranking del sector y su reputación se vio dañada por los peligros de Vioxx, su tratamiento estrella contra la artritis que ahora se encuentra en el centro de una compleja batalla legal que amenaza por extenderse por todo el mundo. Vioxx fue consumido en EE UU por 20 millones de personas y se vendió en 80 países.

Los dolores de cabeza de Merk empezaron el 30 de septiembre de 2004, cuando la farmacéutica anunciaba la retirada voluntaria de su antiinflamatorio por elevados los riesgos de infarto y derrame cerebral. Ese día, los títulos de Merck cayeron de 45 a 33 dólares. Pero la incertidumbre se veía ya años atrás, conforme fueron surgiendo las demandas judiciales y se aproximaba la fecha de expiración de algunas de sus patentes. En 2001, sus acciones se pagaban por encima de los 80 dólares.

Pero fue el pasado viernes cuando el futuro de Merck se tornó oscuro, con el veredicto del jurado popular de Angleton a favor de Carol Ernst. Su esposo, Robert, fue tratado con el polémico Vioxx y murió a los 59 años de edad como consecuencia de un infarto. El desembolso inicialmente previsto fue de 253,4 millones de dólares, pero en base a la ley se limita a 26,1 millones. La reacción del mercado fue inmediata y sus títulos volvieron a caer hasta los 27,5 dólares.

Les Funtleyder, de la firma de analistas Miller Tabak, augura 18 meses muy movidos y dice que los litigios tardarán al menos una década en resolverse. Jon Lecroy, de Natexis, que calcula que la compañía necesitará al menos 1.000 millones de dólares (813 millones de euros) anuales para poder hacer frente a tan compleja batalla judicial. Es una estimación conservadora.

La compañía tiene en reserva 675 millones para cubrir los costes legales vinculados al Vioxx. Pero es un cálculo que hizo cuando a penas había 575 demandas. En marzo, subieron a 2.500 y ya van por 4.200 sólo en EE UU. Se espera que el total pueda llegar a superar las 50.000 demandas en todo el mundo. El impacto sobre las finanzas a largo plazo puede resultar fatal y los analistas dicen que Merck no estaría en condiciones de soportar pagos superiores a los 20 millones por caso.

Próximos juicios

La atención está puesta ahora en el próximo juicio que arrancará en septiembre en Nueva Jersey, porque puede marcar la vía para la solución de futuras demandas.En Wall Street se baraja una cantidad entre los 14.600 millones y los 20.300 millones de euros, que podría llegar en la peor de las hipótesis hasta los 40.650 millones. Kenneth Frazier, consejero general de Merck, insiste en que la farmacéutica superará la crisis provocada por el Vioxx, que se calcula que podría haber causado la muerte de 139.000 personas desde que empezó a comercializarse en mayo de 1999.

"Tenemos una compañía fuerte, con un negocio fundamentalmente sano y con una misión crítica, que es salvar vidas". Pero David Moskowitz, de la firma financiera MFBR, no lo ve igual y advierte que la compañía se debilita, en gran parte por el daño a su reputación. Sus resultados hablan por si solos. El beneficio neto de Merck durante el segundo trimestre de este año cayó un 59% debido, en gran parte, a que las ventas mundiales de la farmacéutica cayeron un 9,2% por la pérdida de Vioxx.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de agosto de 2005