Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los agricultores navarros contarán con deducciones de hasta 3.000 euros por la sequía

Los agricultores y ganaderos navarros afectados por la sequía recibirán hasta 3.000 euros de ayuda a través de exenciones fiscales en el pago de las cuotas de la Seguridad Social para paliar los daños que la falta de agua ha causado a sus cosechas y rebaños. El delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, ha confirmado esta decisión a los responsables de las dos principales asociaciones agrarias de la comunidad: UAGN y EHNE Nafarroa.

La dirigente socialista Elena Torres confirmó ayer la inclusión de Navarra en el real decreto sobre ayudas a afectados por la sequía y criticó al Gobierno regionalista por no haber participado desde enero en ninguna de las reuniones mantenidas por la Oficina Permanente de Daños Climáticos, creada por el Ministerio de Agricultura para coordinar las ayudas. Sólo el pasado 22 de julio el consejero navarro de Agricultura, Ganadería y Montes, Javier Echarte, de CDN, remitió "medio folio" al ministerio solicitando ayudas, según la portavoz socialista.

El Ministerio de Agricultura ha incluido a Navarra y ha pedido al Ejecutivo foral que concrete qué zonas son las afectadas.

La respuesta del PSN obedecía a las críticas previas vertidas por los regionalistas contra el Gobierno central, al que acusó de marginar a Navarra en las ayudas. Socialistas y sindicatos agrícolas demandan ahora a UPN que arbitre otras ayudas complementarias a las que el Ejecutivo ha garantizado.

Los ganaderos navarros, sobre todo los de los valles pirenaicos, llevan varios meses alimentando a sus animales con piensos, forrajes y paja ante la ausencia de los pastos que normalmente consumen. Los sindicatos agrarios calculan que este hecho supone un aumento del 50% en el coste de crianza de una vaca. Los ganaderos, que se reunieron hace varíos días en Uztárroz, exigieron al consejero Echarte que establezca ayudas extraordinarias.

Los responsables de valles como Aezkoa han apreciado un incremento de los abortos entre el ganado bovino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2005