Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lonjas de Girona vuelven a la normalidad al dejar de vender los pescadores sus capturas

Las cinco cofradías de la provincia de Girona agrupadas en la asociación Giropesca han renunciado temporalmente a vender sus capturas en las lonjas para reanudar las negociaciones con los comerciantes y "por la gravedad de la situación económica y social, que perjudica tanto a los pescadores como a los pescaderos locales", explicó ayer el presidente de la asociación, Francesc Subirats. Con el anuncio, las lonjas recuperaron la normalidad.

El portavoz de las cofradías de Blanes, L'Escala, Llançà, Palamós y Sant Feliu de Guíxols afirmó que hubiera sido "una inconsciencia" continuar con el conflicto. "No nos podíamos permitir el lujo de no trabajar el resto de julio y agosto", añadió.

Las cinco cofradías reivindicaron su derecho a comercializar sus capturas. Los pescadores afirman que la renuncia a vender sus productos en las lonjas es una medida temporal, ya que se han dado de plazo hasta el 31 de octubre para resolver todos los puntos de desacuerdo con la Federación de Comerciantes de Pescado de Cataluña. El presidente de Giropesca insistió en que se espera "un gesto conciliador" de los comerciantes, pues "hasta ahora han demostrado una actitud inmovilista que no les hacía ceder en nada".

La Dirección General de Pesca de la Generalitat fue informada de inmediato de esta decisión e instó a los compradores a volver regularmente a las lonjas. Subirats cree que recuperar la normalidad era esencial porque "se corría el riesgo de que todo el asunto derivara en un conflicto entre pescadores y pescaderos locales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 2005