Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda denuncia a Gonzalo Comella por ocho presuntos delitos fiscales

La Inspección de Hacienda en Barcelona ha denunciado ante la fiscalía al empresario textil de Barcelona Gonzalo Comella por ocho presuntos delitos fiscales cometidos al liquidar los impuestos de sociedades y de IVA de los ejercicios comprendidos entre 1999 y 2003. La cuota defraudada que imputa Hacienda a Comella es de 1,2 millones de euros aproximadamente y la fiscalía tiene redactada ya una querella contra él.

El próximo 25 de julio prescriben dos de los supuestos delitos imputados a Gonzalo Comella, correspondientes al ejercicio de 1999, por lo que es muy probable que la querella de la fiscalía se presente a principios de la próxima semana en los juzgados de Barcelona. Con la nueva doctrina del Tribunal Constitucional, para esa fecha debe haberse admitido ya a trámite la querella del fiscal, pues su simple presentación no interrumpe el plazo de prescripción. Teniendo en cuenta que desde que se conoce esa nueva doctrina lo habitual es que el juzgado tarde de tres a cuatro días en pronunciarse sobre una querella por delito fiscal, es muy probable que a más tardar la fiscalía la haya formalizado el próximo 20 de julio.

Penas de uno a cuatro años

En el texto de la querella, según fuentes de la fiscalía, se acusa a Gonzalo Comella de ocho delitos fiscales que el Código Penal castiga con penas que van de uno a cuatro años de prisión, además de una multa que puede llegar al séxtuplo de la cuota defraudada. Según el cálculo realizado por la Inspección de Hacienda, el importe defraudado en la liquidación del impuesto de sociedades fue de 120.994 euros en el año 1999 y 252.319 euros en 2002. En los ejercicios fiscales intermedios (2000 y 2001), el fraude cometido por Gonzalo Comella, siempre según Hacienda, fue de 124.091 y 135.062 euros, respectivamente. En cuanto al impuesto sobre el valor añadido (IVA), los técnicos de Hacienda señalan que las cantidades defraudadas oscilaron entre 128.000 y 165.000 euros en el periodo comprendido entre 1999 y 2003. Tal como suele ocurrir en estos casos, la fiscalía ha asumido por completo el informe de Hacienda y lo ha trasladado al texto de la querella.

Cristóbal Martell, abogado del empresario, aseguró ayer que su cliente tiene la voluntad de regularizar su situación con Hacienda "una vez discutidas y ajustadas" las cantidades supuestamente defraudadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 2005